Última hora

Última hora

Unidos por el caso Snowden

Leyendo ahora:

Unidos por el caso Snowden

Tamaño de texto Aa Aa

Los jefes de Estado de Ecuador, Venezuela, Argentina, Uruguay y Surinam apoyaron la semana pasada al presidente boliviano desafiando a Washington y desaprobando la decisión de varios países europeos que impidieron que el avión de Evo Morales sobrevolase su territorio.

“Uno piensa en los ciudadanos de los países desarrollados que ponen tanto dinero en sus aparatos de inteligencia, en sus agencias de seguridad, dijo la presidenta argentina, Cristina Fernández, y, de repente, estas agencias de seguridad han informado mal a sus gobiernos porque, evidentemente, habían informado de que en el avión del presidente Morales viajaba una persona que además hubiera estado haciendo uso de su derecho de asilo”.

Mientras, se supone que Edward Snowden sigue en la zona de tránsito del aeropuerto de Moscú donde aterrrizó el pasado 23 de junio procedente de Hong Kong. En teoría, podría viajar hasta uno de los países que le han ofrecido asilo político con el apoyo de La Habana, como Venezuela.

Pero es difícil imaginar cómo Snowden podría salir del aeropuerto moscovita sin ser interceptado por los estadounidenses antes de llegar a Cuba, una escala obligatoria puesto que no existen vuelos directos de Moscú a Caracas.

Sobretodo teniendo en cuenta que la semana pasada el avión presidencial de Morales tuvo que aterrizar en Viena a su regreso de Moscú, debido a que varios países europeos sospechaban que Snowden se encontraba a bordo. Acompañado por su homólogo austríaco, Morales esperó casi 13 horas antes de volver a despegar.

“No ha habido ninguna explicación sobre los motivos de no dejarme pasar por territorio de Francia, Portugal, Italia y después también España porque nosotros teníamos permiso para aterrizar en las Islas Canarias”, dijo Morales desde Viena.

El incidente diplomático ha escandalizado a la opinión pública de América Latina provocado manifestaciones de protesta contra Estados Unidos, Francia, Italia, Portugal y España, y la demanda de La Paz a los cuatro países europeos de explicaciones oficiales.