Última hora

Última hora

Universiadas en Kazán: un trampolín hacia el sueño olímpico para miles de jóvenes atletas

Leyendo ahora:

Universiadas en Kazán: un trampolín hacia el sueño olímpico para miles de jóvenes atletas

Tamaño de texto Aa Aa

Cerca de 10.000 atletas de más de 160 países. Casi 30 deportes y 350 sets de medallas en juego.

Arranca la vigésimo-séptima edición de las Universiadas de Verano, también conocidas como los Juegos Mundiales Universitarios, que este año se celebran en Kazán, la capital de la República rusa de Tartaristán.

Para Muscú esta es una cuestión de prestigio: en la ceremonia de apertura ha quedado claro que desea mostrar a todos su capacidad para organizar una competición polideportiva mundial .

“La ceremonia ha sido algo increíble para nosotros”, aseguraba Vladimir Leonov, director general de “Kazan 2013”.

“Hemos trabajado en ella durante dos años y medio, ha supuesto un esfuerzo enorme por parte de muchísima gente. Lo que han visto en el escenario es la esencia de lo que queremos mostrar al mundo: lo que es Rusia, lo que es Tatarstán y lo que es Kazan”, aseveraba Leonov.

No en vano, la retransmisión en directo de la espectacular ceremonia de inauguración, de la que los organizadores no han querido revelar el costo, fue seguida por millones de espectadores.

Oficialmente, el presupuesto de las Universiadas en Kazán es de 28.000 millones de rublos, más de 5.000 millones de euros.

Se trata del segunda inversión más importante de la historia de estos Juegos, tras el torneo del año pasado en Shezen, donde el Gobierno chino gastó la imbatible cantidad de 22.000 millones de euros.

Pero el ministro ruso de Deporte, Vitaly Mutko, lo ve como una inversión de futuro, ya cree que servirá para el desarrollo de la ciudad.

“El dinero se ha gastado en toda una nueva red de infraestructuras: aeropuerto, terminales, conexiones ferroviarias entre la ciudad y el aeropuerto, nuevas carreteras y tres nuevas estaciones de metro. Son cosas que se pueden ver y tocar, que van a ser útiles para la gente”, explicaba.

Asimismo, también se han construido treinta nuevas instalaciones deportivas en la ciudad.

No es ningún secreto : organizar esta competición sirve a Rusia como entrenamiento para la preparación de los próximos Juegos Olímpicos de invierno, que se celebrarán en febrero en la ciudad de Sochi.

“Por ejemplo, el sistema de seguridad se inscribe en un programa global dirigido desde Moscú. y aquí el comite organizador está cooperando para que funcione correctamente. Obviamente, lo utilizaremos también en Sochi”, señalaba Mutko.

“Por otro lado, también el transporte logístico, el sistema de acreditaciones, la organización de los servicios para los atletas,serán copiados para los próximos Juegos”.

El vicepresidente de la Federación Deportiva Universitaria Internacional, Stefan Berg, se ha mostrado entusiasmado con el desarrollo del evento.

“Tras pasar unos día aquí estoy muy satisfecho. Hasta ahora se trata de un evento de alto nivel. Fuerte compromiso del comité organizador, buenos voluntarios.. Por el momento, todo funciona de maravilla”, se complacía.

Y si para las autoridades, el inicio de la competición han supuesto un alivio, para los atletas, la angustia y los nervios no han hecho más que empezar.

En esta edición debutan cinco nuevas modalidades deportivas. Una de ellas es esta: la Belt Wrestling o lucha libre con cinturón, un deporte hasta ahora desconocido en muchos países, pero muy popular en Rusia.

Los jóvenes atletas entienden estos juegos como un trampolín hacia los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016.

“Todos los gimnastas quieren competir en los Juegos Olímpicos, es para lo que todo el mundo entrena. Cuanto termine mis estudios haré entrenamiento a tiempo completo para poder ir a las Olimpiadas. Antes hay algunos campeonatos mundiales,espero que el equipo lo consiga. Y después… Río 2016” aseguraba Ashley Watson, gimnasta británico.

Y lo cierto es que esos sueños no son infundados: según el presidente de la Unión Deportiva Estudiantil rusa Oleg Matítsn, las Universiadas son la prueba de fuego para evaluar el nivel de preparación de los jóvenes atletas de cara a un nivel superior.

“Ultimamente, los equipos han empiezado a incluir en sus listas para las Universiadas a chicos y chicas que después acaban convirtiéndose en campeones olímpicos.”, declaraba Matycin.

El equipo ruso, con más de veinte campeones olímpicos en su lista, es uno de los favoritos para llegar a lo más alto del medallero.

Lo consigan o no, los rusos ya han obtenido su principal éxito en Kazán: haber logrado organizar estos Juegos.