Última hora

Última hora

El horror de Srebrenica, 18 años después del genocidio

Leyendo ahora:

El horror de Srebrenica, 18 años después del genocidio

Tamaño de texto Aa Aa

Dieciocho años después de la matanza de musulmanes en Srebrenica, otros 409 cuerpos han recibido sepultura en el memorial de Potocari en una ceremonia triste y solemne. Cada año la conmemoración del peor genocidio cometido en Europa desde la Segunda Guerra Mundial se transforma en entierro colectivo de más víctimas exhumadas de fosas comunes e identificadas mediante análisis de ADN.

Entre los últimos sepultados en Potocari están los restos de 44 niños y de una bebé recién nacida, a la que su madre ha querido inscribir en el mausoleo con el nombre de Fátima. Ha sido inhumada cerca de su padre, su abuelo y dos tíos, también víctimas de la matanza. “Es muy duro ver a esas madres y hermanas. Puedes imaginar cómo se siente la madre de ese bebé”, dice una mujer de la familia.

En Potocari ya hay más de 6000 tumbas, de los alrededor de 8000 hombres, jóvenes y niños asesinados por las tropas serbobosnias en Srebrenica, ante la pasividad de los cascos azules holandeses a los que se había encargado proteger el enclave. Cascos azules como Dave Maat, que ahora reviven horrorizados lo que ocurrió:

“He participado en el equipo que recuperó el cuerpo del bebé. Sabíamos dónde había sido enterrado. Era lo último que podía hacer”, dice el soldado holandés.

Ratko Mladic y Radovan Karadzic, los líderes militar y político serbobosnios en el momento de la masacre, están siendo procesados por genocidio en el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia. Karadzic, además, ha vuelto a ser imputado de otro cargo de genocidio, el segundo, del que previamente había sido absuelto.