Última hora

Última hora

Makhmalbaf: Viaje al corazón de las religiones

Leyendo ahora:

Makhmalbaf: Viaje al corazón de las religiones

Tamaño de texto Aa Aa

El Festival de Cine de Jerusalén presenta la última película del director iraní Mohsen Makhmalbaf.

El filme “El Jardinero”, “The Gardener”, está realizado en estilo docu-ficción y trata sobre las religiones y el choque generacional entre padre e hijo.

Makhmalbaf ha filmado en los célebres jardines del Santuario Bahaí.

“En Oriente Medio, los jóvenes piensan que la religión está destruyendo a Oriente Medio, considera el cineasta Mohsen Makhmalbaf. Yo trato de plantear las cosas desde la perspectiva de mi generación y aclarar esta cuestión, con una de las religiones más pacíficas.”

Mohsen Makhmalbaf ha rodado “El Jardinero” en el corazón de los tres grandes monoteísmos: en Haifa, en la ciudad antigua de Jerusalén y en el Monte Carmelo donde está el santuario Bahaí, sede de una religión sincrética fundada 170 años, y cuyos miembros son perseguidos en Irán.

Makhmalbaf, obligado a exiliarse y amenazado de muerte, preconiza un diálogo “cultural” entre Irán e Israel, dos países enemigos que prohíben a sus respectivos ciudadanos visitar al otro

El realizador se atrevió a viajar a Israel, no sólo para presentar un filme realizado en ese país, sino para pedir a las autoridades israelíes que renuncien a atacar a Irán.

En una conferencia de prensa tras la proyección de la película, Makhmalbaf se refirió a la situación actual de Irán:

“Después de 33 años con los regímenes tan malos que hemos tenido, realmente estamos por la democracia. El problema de Irán estriba que los Estados Unidos, y los países europeos no están preparados para nuestra democracia. Solo piensan en el control de la bomba atómica. Pero nosotros pensamos que con un gobierno democrático, no habría bomba atómica. “

El Festival de Cine de Jerusalén ha organizado un homenaje a Moshen Makhmalaf y proyectado algunas de sus películas más emblemáticas como “Kandahar” y “Salaam Cinema”. “El Jardinero” ha tenido muy buena acogida:

“Es una de las películas más exquisitas que he visto en mucho tiempo opina una persona entre el público. Creo que refleja el espíritu del cineasta, pacificador en todos los sentidos, pero también te amplía las ideas acerca de la religión.”

“La película en sí es maravillosa, muy poética y observadora”, asegura una mujer que vió la película y añade: “Pero creo que el significado de estar aquí para él va mucho más allá de la proyección de esta película específica. Creo que es una persona increíblemente valiente.”

“El Jardinero”, una de las películas iraníes más importantes de este año, ganó el Aleph de Oro al Mejor Documental en el Festival Internacional de Cine de Beirut.