Última hora

Última hora

Portugal, una bomba de relojería según muchos analistas

Leyendo ahora:

Portugal, una bomba de relojería según muchos analistas

Tamaño de texto Aa Aa

Este jueves decenas de personas asistieron a la sesión del Parlamento para pedir la dimisón del Gobierno. La presidenta de la Cámara se vió forzada a pedir a gritos que abandonasen el lugar. Gestos como éste muestran la exasperación de la gente ante la impotencia de los políticos.

El presidente portugués, Aníbal Cavaco Silva, pidió a mediados de esta semana a los partidos políticos del país que alcancen un acuerdo de salvación nacional y anunció la celebración de elecciones anticipadas en 2014.

“Daré mi firme apoyo a ese acuerdo ya que en la situación de emergencia en la que se encuentra el país representará verdaderamente un compromiso de salvación nacional”, dijo el presidente.

Desde mayo de 2011 el primer ministro conservador, Pedro Passos Coelho, lleva a cabo una política de austeridad radical a cambio de los 78.000 millones de euros del plan de rescate financiero de la troika.

Pero Passos Coelho es hoy el blanco de la frustación popular. Durante una visita que realizó a la Universidad de Lilsboa en febrero, los estudiantes lo abuchearon y ahorcaron un conejo en referencia al apellido del primer ministro.

“Es apenas un gesto simbólico, decía un estudiante, no queremos que nadie muera pero sí queremos la muerte de su política y de las medidas que está adoptando”.

La austeridad no ha dado los resultados esperados, al contrario, ha sumido al país en la recesión con una contracción prevista para este año de un 2,3% del PIB acompañada por un desempleo del 18%.

“Hago lo que puedo. Vivo con mi madre sino estaría en la calle. No recibo ninguna ayuda del gobierno”, asegura un joven en un barrio de Lisboa.

La gravedad de la situación afecta ya a los niños cuyos padres han perdido su empleo. De hecho, trece mil niños en edad escolar no comen lo suficiente en sus casas.

“Hay niños que no han podido beber leche por la mañana y cuando vuelven del recreo me dicen que tienen hambre”, explica una profesora.

Las cantinas escolares han tomado el relevo para satisfacer las carencias alimentarias de los más pequeños. Muchas de ellas estarán abiertas durante las vacaciones.