Última hora

Última hora

Lyon, en el corazón de la carrera ciclista más espectacular del mundo

Leyendo ahora:

Lyon, en el corazón de la carrera ciclista más espectacular del mundo

Tamaño de texto Aa Aa

Existen poco eventos deportivos capaces de mantener su tirón mediático y popular como lo hace el Tour de Francia. En su centésima edición, la ronda francesa sigue demostrando que goza de una excelente salud. 4.500 personas se desplazan cada día a ritmo de pedalada por la geografía francesa. Entre ellos, más de 2.000 periodistas acreditados que participan en su difusión para 190 países. A ello se suman en torno a doce millones de aficionados llegados desde todos los rincones del mundo.

El Tour de Francia es, a día de hoy, rentable. Representa un volumen de negocio de más de 100 millones de euros. Cada ciudad que acoge una salida de etapa paga 60.000 euros y las que reciben la llegada, unos 100.000. Pero su encanto está relacionado también con su historia: 15.000 ciclistas han tomado al menos una vez la salida desde la primera edición, en 1903. Precisamente por esa mirada atrás en el tiempo, la llegada a Lyon es muy especial:

“El paso por Lyon ha sido fenomenal. La cantidad de gente que ha visto la carrera ha ido a más comparando con ediciones anteriores, en las que la audiencia ya era alta. Creo que la edición número 100 está yendo muy bien por lo que habrá algunas más”, señala a Euronews Christian Prudhomme, director del Tour de Francia.

Se estima que en torno a 300.000 personas se han echado a las calles en Lyon para ver pasar a los corredores del Tour de Francia. Es la decimosexta vez que la ciudad acoge el espectáculo de esta carrera. La primera vez fue hace 110 años, en 1903, y Lyon fue entonces el escenario de la llegada de la primera etapa de la historia del Tour.