Última hora

Última hora

Paro juvenil: una iniciativa holandesa ejemplar

Leyendo ahora:

Paro juvenil: una iniciativa holandesa ejemplar

Tamaño de texto Aa Aa

Mucho tiempo sin trabajo, falta de motivación, dificultad para tomar decisiones…es el panorama con el que se encuentran muchos jóvenes europeos. Una empresa holandesa ha desarrollado un programa para combatir el paro juvenil y ha exportado su método a otros países.

Elsa Gonçalves, euronews:
“Escocia se inspira en Holanda. El gobierno escocés ha hecho un convenio con una agencia holandesa para probar nuevas fórmulas que permitan a los jóvenes integrarse el mercado laboral”.

El método diseñado por este empresario busca servir de puente entre los conocimientos que pueden adquirir los jóvenes en paro y las oportunidades reales de trabajo. Aquí aprenden un oficio y también se tienen en cuentra los aspectos personales de cada uno.

“Nuestro modelo tiene como objetivo adquirir experiencia: aprender un oficio y desarrollar capacidades profesionales y personales. A veces los jóvenes son muy competentes pero los problemas personales repercuten también en el trabajo, así que trabajamos con eso y le damos un enfoque más amplio”, dice Peter Van Schie, director de Werkcenter.

Stefen dejó la escuela dos veces. No tiene ningún título y ni siquiera sabía a qué quería dedicarse. Después de un período de formación ahora está haciendo prácticas en Escocia. Una experiencia que le ha cambiado la vida: “Me inscribí en este programa porque llevaba sin trabajo mucho tiempo. Sabía que tenía que enfrentarme a un nuevo reto y comprender mejor lo que quería a nivel personal y profesional. Si no tenemos estabilidad a nivel personal no se puede tenerla a nivel profesional”.

En Escocia cada participante asume diferentes responsabilidades en una entidad sin ánimo de lucro. Ivar ha estado aprendiendo a trabajar con discapacitados y personas sin hogar. Con todo lo que sabe ahora espera encontrar un trabajo en este campo cuando regrese a Holanda: “Durante tres meses he recibido prestaciones sociales porque no tenía otra opción. Pero no es algo que me guste. Prefiero trabajar a recibir subsidios”.

Uno de los objetivos del modelo holandés es que haya más personas trabajando y menos que reciban prestaciones sociales

“Uno no puede aspirar a conseguir el trabajo de su vida el primer día. Después de acabar la escuela secundaria hay que trabajar para conseguir el trabajo que uno quiere. Yo siempre digo: trabaja aunque no sea el mejor puesto del mundo pero estando ahí se pueden encontrar otros mejores. Es más fácil pasar de un trabajo a otro que encontrar un trabajo estando en paro”, explica Peter Van Schie.

“El trabajo no tiene porque ser el trabajo perfecto, pero el hecho de estar haciendo algo otra vez es muy importante”, declara Kimberley, ciudadora de animales. Ha estado sin trabajo durante más de un año y su sueño es abrir una tienda de mascotas en cuanto consiga financiación. Pero de momento sigue aprendiendo con este período de prácticas. Este proyecto holandés ganó el premio europeo de Buenas Prácticas en 2012.

“Future Move es uno de esos programas que centran más en las cualificaciones profesionales y en la personas. ¿Tienes estudios o has abandonado la escuela?. No pasa nada, vamos a buscar lo mejor para cada participante y vamos a ver lo que podemos hacer con lo que sabe y con su propia experiencia”, dice Van Schie.

De media, el 70% de los jçovenes consigue un trabajo o regresan a las aulas. Y lo más importante es que vuelven a sentirse motivados.

“Sin un trabajo, uno llega a pensar que nadie le va a ofrecer un empleo, estás un poco desesperada y entonces cuando alguien te da la oportunidad de trabajar otra vez es perfecto, porque te vuelves a sentir importante. Y es eso es una de las cosas que me llevaré cuando vuelva a casa, porque soy importante y hay trabajos que puedo hacer”, finaliza Kimberley.