Última hora

Última hora

Trampas para mosquitos a base de CO2

Leyendo ahora:

Trampas para mosquitos a base de CO2

Tamaño de texto Aa Aa

Un bucólico almuerzo campestre tiene sus inconvenientes… ¡los mosquitos! Aquí en Auwald, cerca de Leipzig, Alemania, los mosquitos son legión, pues la zona se ha visto afectada recientemente por las inundaciones. Mientras unos les pegan manotazos…

…Otros les tienden sus brazos por el bien de la ciencia. Es el caso de Iris Kröger, del Centro de Investigación Medioambiental de Helmholtz en Leipzig. El objetivo de su investigación es el control sostenible de los mosquitos mediante insecticidas biológicos.

“Los mosquitos, aunque nos molesten, son parte de nuestro ecosistema. Creo que a un cierto nivel tenemos que tolerar su existencia. Por supuesto, hay un incremento desde las recientes inundaciones, pero luego desaparecen. Hay que calmarse un poco.”

De calma nada… En el sur de Austria fumigaron el río ante el riesgo de una plaga.

El producto utilizado es el BTI (Bacillus thuringiensis de la variedad israelensis). Se trata de un insecticida bacterial contra larvas de moscas y mosquitos. Y por primera vez en Austria, se utilizaron helicópteros para rociar repelentes.

La medida ha sido criticada por organizaciones medioambientales, pues aunque supuestamente es un producto bio-degradable,puede ser tóxico para diversas especies.

Mientras, Iris Kröger sigue capturando mosquitos con sus trampas de dióxido de carbono congelado. Cada 10 días instala nuevas trampas en el bosque, en las que suelen quedar atrapados entre 50 y 1.500 insectos.

En Alemania existen unas 49 especies de mosquitos diferentes, muchas de ellas son inofensivas, pero otras pueden transmitir enfermedades peligrosas.

Esta investigación ayuda a un control sostenible de estos insectos, pero también a comprender mejor su hábitat y comportamiento.