Última hora

Última hora

Interpol: operación contra el tráfico mundial de falsificaciones

Leyendo ahora:

Interpol: operación contra el tráfico mundial de falsificaciones

Tamaño de texto Aa Aa

Se trata de una operación contra falsificadores en todo el mundo.

La Interpol ha detenido a más de 6000 personas acusadas de comercio ilícito y falsificación de todo tipo de productos en cuatro continentes

Michael Ellis, director de la Unidad contra bienes ilícitos y falsificaciones:

“Las falsificaciones han aumentado en los últimos años. Desde mi punto de vista es una de las actividades delictivas que más rápidamente está creciendo, como resultado de los avances tecnológicos. Estas bandas tienen mucha habilidad para hacer dinero fácil”

Europa, África, Asia y América…en total, 24 millones de productos confiscados con un valor que ronda los 100 millones de euros.

Turquía ha sido uno de los objetivos principales. 3000 detenidos. Sobre todo, se falsificaban cigarrillos, como en Polonia y Ucrania.

Muchos productos chinos llegaban a las fronteras de varios países sudamericanos para el contrabando al pormenor: desde armas de fuego hasta aceite o pasta de dientes.

En Namibia, en la operación ‘Estosha’, fueron confiscados hasta 200.000 productos ilegales: perfumes, juguetes, ropa, teléfonos móviles y bebidas alcohólicas.

Paul McDowell, periodista de Euronews, desde la Oficina Central de la Interpol en Lyon:

“Hablar de alcohol falsificado en Namibia podría podría parecer un asunto muy lejano que no nos atañe, pero son tantas las personas y la magnitud de esta la actividad delictiva , que los productos falsificados pueden entrar muy rápidamente en una cadena de suministros, viajar por todo el mundo y acabar en un supermercado o en un bar muy cerca de donde estemos. ¿Cuál es la verdadera cerveza y cuál una imitación? “

“Los días en los que sólo se falsificaban los objetos de lujo ya han pasado. Ahora se falsifica absolutamente todo, como hemos podido comprobar en estas operaciones”, concluye Michael Ellis.

Además de una competencia desleal, las imitaciones son un peligro para la salud y la seguridad de los consumidores, ya que no han sido sometidos a ningún tipo de control. Sobre todo ahora, que se fabrica clandestinamente hasta productos de droguería o cosmética.