Última hora

Última hora

Australia firma un acuerdo para dejar de acoger a refugiados

Leyendo ahora:

Australia firma un acuerdo para dejar de acoger a refugiados

Tamaño de texto Aa Aa

Australia no quiere más refugiados en su territorio. El primer ministro del país, el laborista Kevin Rudd, ha firmado este viernes un acuerdo con su homólogo de Papúa Nueva Guinea, Peter O’Neil. Según el escrito, los inmigrantes sin papeles que lleguen a las costas australianas serán desviados a los centros de detención del país vecino, donde se quedarán en caso de que la solicitud de asilo sea aceptada.

“De aquí en adelante, nuestros Gobiernos intentan asegurarse de enviar un mensaje claro a las redes de tráfico de personas de todo el mundo y a los elementos criminales en Australia que pueden apoyarlas, que las esperanzas que ofrecen a sus clientes para el futuro no son nada más que falsas esperanzas”, explicaba Kevin Rudd.

El número de inmigrantes que ha llegado a Australia en lo que va de 2013, unos 15.000, es casi el doble que durante el mismo periodo del año anterior. Pero el acuerdo tiene tiene un marcado carácter político. Los sondeos prevén una clara derrota de los laboristas, en las elecciones previstas para septiembre. Para Kevin Rudd, que llegó a la jefatura de Gobierno el pasado mes de junio tras una disputa dentro del propio partido que sacó a Julia Gillard del cargo, el tratado supone intento de captar votos en zonas como Sidney, donde arrecian las críticas por la llegada masiva de barcos con inmigrantes. Papúa Nueva Guinea, a cambio, recibirá fondos para mejorar uno de los hospitales de referencia y para reformas en el sector universitario.

La decisión ha provocado las críticas del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR). Según el organismo, que ya ha denunciado en varias ocasiones las políticas migratorias australianas, las condiciones en uno de los centros a donde se trasladará a los inmigrantes, el de la isla de Manus, son precarias, con hacinamiento y falta de higiene en los pabellones. Australia y Papúa Nueva Guinea han acordado una ampliación del lugar para que pueda albergar a 3.000 buscadores de asilo en lugar de los 600 actuales.