Última hora

Última hora

Una Motor City hipotecada por su centro histórico

Leyendo ahora:

Una Motor City hipotecada por su centro histórico

Tamaño de texto Aa Aa

En sesenta años, Detroit ha pasado de ser la floreciente ciudad del motor a una destartalada capital en ruinas. En los felices años cincuenta, la Motor City todavía era el destino de peregrinaje de muchas trabajadores del resto de Estados Unidos por su dinámica industria automovilística. Pero su drástica pérdida de población y sus conflictos raciales han acabado por hipotecar sus finanzas.

El gobernador del Estado de Michigan, Rick Snyder, intervino publicamente el día después de declarar en bancarrota.

“Estaría contento de escuchar que hay algún otro plan, dado las dificultades con las que trabajamos. La realidad es que, con doce mil millones de dólares de deuda a renegociar, nos queda poco margen”.

Estos 12.000 millones de dólares son los que ya se calculan que no se podrán devolver completamente, respecto al total de 18.500 millones de deuda. En su mayoría, los creditores son fondos de pensiones que habían comprado bonos municipales.

La situación de la ciudad contrasta con el renacimiento de las tres grandes marcas de automóviles situadas en la periferia Ford, Chrysler y General Motors después de la fuerte crisis de 2007. Pero, el centro de Detroit, está poblado en un ochenta por ciento por negros y estos aun no se han recuperado de las crisis sucesivas incluida la última de las hiptecas basura.