Última hora

Última hora

Este teléfono se autodestruirá en 31 millones de segundos...

Leyendo ahora:

Este teléfono se autodestruirá en 31 millones de segundos...

Tamaño de texto Aa Aa

La vida media de un teléfono móvil es de menos de un año y medio. Una lógica comercial insostenible con graves consecuencias para el medioambiente.

¿Y si estos dispositivos pudieran autodestruirse reduciendo la basura tecnológica?

En la Universidad de Illinois, trabajan en la creación de materiales electrónicos que se deshacen en el agua.

John Rogers es ingeniero y químico de la Universidad de Illinois :

“Aquí tenemos un circuito integrado transitorio. Un simple circuito de radio. Tiene transistores, diodos, resistencias, condensadores y conductores. Todo se ha construido en una fina película de seda, un material de origen natural.”

Estos microchips son biocompatibles y desaparecen en el agua. La tecnología llamada “Born to Die” lo dice todo: nace con un destino preciso: morir… Pero, ¿hay que tener cuidado que no le caiga agua al teléfono?

“Nacidos para morir, pero morir de manera controlada. No estamos hablando de materiales poco fiables. Estamos hablando de la electrónica diseñado específicamente para tener excelentes propiedades. Hasta que le llegue el momento que se le había programado y cuando ya no es necesario, entonces se disuelve.”

La fabricación de teléfonos móviles incluye elementos como el arsénico, plomo, cadmio y níquel que resultan especialmente peligrosos para el entorno.

“Si se pudieran fabricar un teléfono con componentes autodestructivos que durasen tres o cinco años, disolviéndose después en la naturaleza, eso sería ideal.”

Cada año se generan entre 20 y 50 millones de toneladas de residuos electrónicos en el mundo. Y solo en EE.UU. en 2010, fueron a parar al vertedero cerca de 150 millones de teléfonos usados.

Reutilizar y reciclar son las claves para reducir el impacto ambiental.

Más de hi-tech