Última hora

Última hora

Un museo de neones en Las Vegas

Leyendo ahora:

Un museo de neones en Las Vegas

Tamaño de texto Aa Aa

Este es el Museo del Neón en Las Vegas donde se recuperan y restauran los letreros luminosos que guardan las historias de la ciudad del pecado.

Las luces de neón, que siempre fueron la llamada del dinero en esta ciudad en medio del desierto, son en cierto modo el alma de la vida nocturna en casinos, bares y hoteles.

Su reclamo intermitente de luz y color sin embargo cayó en desuso. Y en 1996 este museo se creó para rescatar los cartelones luminosos de edificios que fueron demolidos o remodelados.

Danielle Kelly es la directora del Museo del Neón de Las Vegas: “Los letreros funcionan como una arquitectura. Además tienen, como iconos visuales, un lugar en la memoria colectiva. Así que, el museo preserva esta parte de la historia de Las Vegas, que es también la historia de la gente que ama a esta ciudad y que la ha visitado en los últimos años.”

Hoy en día, cada vez más los modernos dispositivos luminosos van reemplazando a los neones tradicionales.

“Hay algo específico en las luces de neón, dice Danielle Kelly. La experiencia visual es tan específica y romántica que creo que cuando un empresario quiere evocar cierto sentimiento, utiliza al neón, porque no hay nada que despierte la misma sensación “.

En un patio de 8.000 metros cuadrados se reúnen los carteles de un par de décadas atrás. Los visitantes pueden ver la diferencia con los letreros actuales.

Muchos turistas acuden a visitar este “cementerio de neones”, Rob Kenworthy ha venido de Clinton, Massachusetts:

“Hay muchas lámparas LED, ostentación y glamour pero ya no se ven luces de neón artesanales. Por eso, me parece que es un arte que se va perdiendo poco a poco”

Una turista belga, Leen Vanginckel de visita por este museo nos confía: “Siento la Historia de Las Vegas al ver estos letreros y al pasearme por la ciudad. Este lugar es impresionante. Es algo raro que no existe en Europa. “

El museo reúne unos 150 neones al aire libre al final de Las Vegas Boulevard. Le llaman Neon Boneyard, cementerio de neones, aunque estos monumentos no vienen aquí a morir, sino a vivir o incluso a resucitar.