Última hora

Última hora

La influencia renacentista italiana en la arquitectura rusa

Leyendo ahora:

La influencia renacentista italiana en la arquitectura rusa

Tamaño de texto Aa Aa

Hace varios siglos, el Renacimiento cambió el aspecto de Moscú para siempre. Ivan III quería nuevas ideas para encarnar su fuerte estado centralizado, a la vez que buscaba disponer de la mejor y última tecnología.

Entonces contrató a los mejores arquitectos italianos del Renacimiento para que trabajaran en el Kremlin.

“Entre los siglos XV y XVI, como en la mayoría de los estados europeos, la arquitectura de Rusia recibió la influencia renacentista’‘, dice Dmitry Shvidkovsky, rector del Instituto de Arquitectura de Moscú.

“Aquí, en el Kremlin podemos ver las características de diferentes escuelas del renacimiento italiano, como las de Venecia, Bolonia y Milán.Mezcladas con las ideas rusas de entonces dieron un estilo novedoso que provocó una revolución en la arquitectura del país”, comenta.

La Catedral de la Dormición del Kremlin fue construida por Aristóteles Fioravanti.

Algunos investigadores piensan que este arquitecto de Bolonia fue elegido por Sofía Paleóloga, la segunda mujer de Iván III. Era la sobrina del último emperador bizantino y antes de su matrimonio con el Zar vivió en Italia.

“Cuando Sofía se trasladó a Moscú no estuvo sola, sino que la acompañaba un gran séquito. Sabemos que la catedral principal del Kremlin estaba en muy mal estado y nadie sabía reconstruirla. Es probable que fuera Sofía quien pidiera contratar a este arquitecto italiano”, explica Federica Rossi, historiadora de Arquitectura italiana.

Fioravanti rechazó reconstruir la catedral, en ruinas. Abrió una fábrica de ladrillos y utilizó nuevos materiales Combinó hábilmente las peticiones ortodoxas de sus clientes con las últimas tendencias renacentistas. En solo cuatro años, Fioravanti construyó una obra maestra.

“Algunos eruditos creen que no solo creó la Catedral de la Dormición, sino que, además, inició la construcción de los muros del Kremlin”, agrega Rossi.

La mayoría de los muros y las torres del Kremlin fueron construidos por Pietro Antonio Solari, de Milán. Otro arquitecto de esa ciudad, Marco Ruffo, también edificö algunos de ellos.

Solari y Ruffo levantaron el Palacio de las Facetas. Es lo que ha quedado de un vasto palacio real que no sobrevivió al paso de los años.

Ambos arquitectos son conocidos bajo un mismo apellido, Fryazin, que es como los moscovitas llamaban a quienes eran originarios de Italia.

Iván III no pudo contemplar esta obra maestra de la escuela renacentista veneciana, la Catedral del Arcángel Miguel. Su creador, Aloisio di Montagnano, llegó a Rusia un año antes de la muerte del zar.

“Después de que los arquitectos italianos trabajaran en el Kremlin, la arquitectura rusa pasó a ser más alegre, brillante y pinturesca”, asevera, por su parte, Shvidkovsky.

Los arquitectos italianos no solo trabajaron en el Kremlin. Esta iglesia, la primera realizada con piedra con el techo en forma de carpa en Rusia, se levantó en la residencia de verano de los gobernantes rusos en Kolómenskoe, que en la actualidad forma parte de Moscú. Su creador, Pietro Annibale, como muchos otros arquitectos italianos, se quedó en Rusia.

“Quería escapar, pero fue capturado en la frontera”, dice Rossi. “Le preguntaron adónde iba y sabemos de él porque se ha conservado el documento del interrogatorio.

“Cuando aparece un nuevo estilo en arquitectura como este, todo el mundo empieza a trabajar con él”, añade.

Federica, como muchos otros investigadores, cree que el estilo inspiró al creador de la catedral rusa más famosa, la Catedral de San Basilio, situada en la Plaza Roja. Consta de nueve iglesias y la central tiene el techo en forma de carpa. La identidad del arquitecto que creó la catedral sigue sin conocerse.

“El diálogo entre las culturas europea y rusa es visible en esta catedral; estas culturas se hablan y escuchan”, asegura Maria Galkina, guía en la Catedral de San Basilio.

Varias decenas de arquitectos italianos llegaron a Rusia de la Italia renacentista. ¿Pudo participar alguno de ellos en la creación de esta maravillosa catedral? La respuesta sigue siendo un misterio.

Para saber más

  • Más de 60 arquitectos italianos fueron invitados a Moscú en los siglos XV y XVI
  • Hay más de 600 iglesias en Moscú. Varias de ellas fueron construidas o recibieron la influencia de arquitectos italianos
  • La Catedral de la Asunción del Kremlin, que consta de cinco cúpulas (1475–1479) fue levantada por el arquitecto italiano Aristóteles Fioravanti
  • La Catedral del Arcángel Miguel, también con cinco cúpulas (1505-1508) fue construida por otro arquitecto transalpino,Aloisio di Montagnana
  • El Palacio de las Facetas (1487–1491) fue obra de los arquitectos italianos Pietro Antonio Solari y Marco Ruffo. Una construcción dedicada a fiestas y recibimientos oficiales. El camarote de bienvenida es uno de los vestigios del edificio
  • El Campanario de Iván el Grande(1505-1508) está situado cerca de la Catedral del Arcángel Miguel. El edificio, de 82 metros, fue construido por el arquitecto italiano Bon Friazin. Fue la edificación más alta de Rusia en aquella época. Hoy forma parte del Kremlin
  • Kolómenskoye fue una antigua residencia real situada a varios kilómetros al sureste de Moscú Se cree que la excepcional Iglesia de la Ascensión (1532) fue erigida por el arquitecto italiano Pietro Annibale.
    Encargada por Basilio III para conmemorar el aniversario de su hijo, Iván el Terrible, es uno de los monumentos arquitectónicos más antiguos del siglo XVI. Está considerada como la primera iglesia de piedra con techo en forma de carpa de Rusia. La catedral forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco