Última hora

Última hora

Un superviviente relata la pesadilla vivida en Santiago

Leyendo ahora:

Un superviviente relata la pesadilla vivida en Santiago

Tamaño de texto Aa Aa

A medida que pasan los días, se van conociendo detalles sobre los pasajeros que el miércoles viajaban en el tren Alvia siniestrado en Santiago de Compostela. Roberto Fariza, de Texas, Estados Unidos, es uno de los supervivientes de la tragedia. Él ya ha sido dado de alta. Su mujer, está grave. Roberto ha explicado a euronews la pesadilla vivida.

Filipa Soares, euronews:
¿Estaba dentro del tren que ha tenido el accidente?

Roberto Fariza:
Sí, estaba dentro del tren, en el vagón número 7.

euronews:
¿Solo o acompañado?

Roberto Fariza:
Estábamos mi esposa y yo. Veníamos para las fiestas.

euronews:
Descríbanos, por favor, lo que recuerda del accidente.

Roberto Fariza:
Se me hace difícil hablar de ello sin emocionarme porque fue algo horrible. Uno no se da cuenta de la velocidad a la que iba hasta que el tren empezó a inclinarse, y por eso descarriló. Fue cuestión de segundos. Todo estaba oscuro. La gente gritaba. Y yo, en mi caso, salí despedido contra las paredes del tren y caí como una pelota de goma, y entonces mi esposa que está bien grave ahora mismo se quedó debajo de algunos asientos, personas y maletas… Y yo gritando el nombre de mi esposa, la llamaba, para que ella supiera si estaba consciente que la estábamos buscando.

Ella perdió parte del cuero cabelludo. Sangraba. No podía ver, tenía los ojos hinchados. Quedó prácticamente desnuda. Y entonces, con la ayuda de gente del pueblo, la cargamos entre 10 personas y la llevamos hasta donde estaban las ambulancias. El personal sanitario estaba eligiendo a quién evacuar. A nuestro lado había gente muriéndose también, como un muchacho de 26 ó 27 años. Parecía que no estaba muy mal, pero murió. Y otro chica y otro señor también. Fue horrible.

Y yo le decía a mi esposa: respira, respira, no dejes de respirar. uno, dos, un, dos, tres.Y así fue hasta que llegamos. Durante 5 horas, yo no supe nada de ella. Lo único que me decía a mí mismo para tranquilizarme es que estaba en la sala de operaciones.

euronews:
Porque usted también estaba herido…

Roberto Fariza:
Sí. Estoy herido. Gracias a Dios no me di en la cara. Tengo unos chichones, como decimos nosotros, en la cabeza. Tengo un poco de sangre en la orina y eso preocupaba a los médicos. Me han hecho unos análisis y estoy bajo observación.

euronews:
¿Y dónde se va a alojar ahora?

Roberto Fariza:
Estoy alojado en un hotel. No tenemos maletas. Yo he comprado esta camiseta hoy. Los pantalones son de mi yerno. He comprado estos calcetines y las deportivas son las mismas que llevaba cuando ocurrió el accidente. Y ahora hay que ver si nos va a ayudar la embajada de EEUU porque necesitamos ayuda monetaria, sobre todo para las transacciones que hay que hacer ahora.

Este viernes, se han sucedido en Galicia los actos de recuerdo a las víctimas de la tragedia ferroviaria, con concentraciones silenciosas, como ésta en el Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela.