Última hora

Última hora

La medicina en los dispositivos móviles

Leyendo ahora:

La medicina en los dispositivos móviles

Tamaño de texto Aa Aa

En esta sala, se encuentra el futuro de las consultas médicas.

El Doctor Eric Topol realiza un cardiograma con su teléfono, gracias a un sensor sin hilos:

“Ponga los dedos aquí. Vamos a hacer el cardiograma. 52. El ritmo es perfecto.”

Un médico cardiólogo cuyo equipo se reduce a un sensor y un teléfono inteligente…

“Los dedos de los sensores forman un circuito con el corazón. Y la información se transmite de forma inalámbrica.”

Un sensor en la punta del dedo y prosigue el examen de este paciente, que recientemente fue operado del corazón.

“Así que en vez de tener que venir al hospital y utilizar un equipo que cuesta entre 3.000 y 7.000 dólares. Va a usted a utilizar su teléfono con esta aplicación”.

El Doctor Topol ha desarrollado aplicaciones médicas para teléfonos móviles, revolucionando así sus consultas.

“Cada médico debería aprender. Este es un verdadero estetoscopio. Pero hoy día utilizamos el teléfono estetoscopio. Así que esto ya es inútil.”

El cardiólogo admite que prescribe más aplicaciones para teléfonos inteligentes que medicamentos. Además puede hacer un seguimiento de sus pacientes a distancia.

Una suerte para aquellos como Bill Sousa que viven a más de una hora de distancia del hospital.
Dos veces al día, el septuagenario comprueba su presión arterial con su tableta digital.

“Tengo la tensión alta. La aplicación envía la toma automáticamente al doctor, una vez por semana. Y eso es todo lo que tengo que hacer.”

Este dispositivo apenas cuesta ciento treinta euros. Y con él puede lograrse un mejor seguimiento, ahorrando tiempo y dinero.

También en San Diego, la empresa Sotera Wireless distribuye este pequeño dispositivo que mantiene conectados a los pacientes con sus médicos en clínicas y hospitales.

Garry Manning de la empresa Sotera Wireless describe el dispositivo:

“Muestra los signos vitales del paciente: frecuencia cardiaca, presión arterial, frecuencia respiratoria, saturación de oxígeno, temperatura, etc …”

El médico puede seguir en tiempo real con su teléfono, la evolución del paciente.

“El doctor recibe la información inmediatamente, y pueden tomar decisiones muy rápidas. Además se puede anticipar y tomar esa información para predecir el deterioro del paciente, y ganar tiempo. “

Más vale prevenir que curar… y estos aparatos ayudarán quizá a descongestionar las consultas.

El Doctor Topol cree que pronto se podrán detectar enfermedades con sensores colocados en la piel o dentro del cuerpo.

“Algún día, quizá dentro de cinco años, tendremos nano sensores minúsculos en la sangre. Estos podrían detectar los primeros síntomas del cáncer.”

Diagnosticar y anticipar con estos dispositivos puede tener sus riesgos… ¿Y si en el futuro pretendieran remplazar a los médicos?

Este dispositivo Scanadu ya ha comenzado a anunciarse y se comercializará en EEUU en 2014.

Este pequeño aparato obtiene la temperatura y puede analizar muestras de orina. Según los resultados da recomendaciones. Esta vez el mensaje es ir a urgencias lo antes posible.

Parece ciencia ficción pero es verdad, esta pequeña revolución en el mundo de la medicina ya está en marcha y puede ser un buen negocio.

Consulte su estado de salud como accede a su correo electrónico, dice el eslogan. Una promesa fascinante, y que a la vez da miedo, ya que el dispositivo podría revelar todos los secretos de su salud.