Última hora

Última hora

Hasan Rohani, un clérigo moderado para las esperanzas de un pueblo

Leyendo ahora:

Hasan Rohani, un clérigo moderado para las esperanzas de un pueblo

Tamaño de texto Aa Aa

Contra todo pronóstico, el hoyatoleslam, Hasan Rohani, un religioso de grado medio de 64 años, ganó las elecciones presidenciales en Irán. Conocido por su moderación, el nuevo presidente de la República Islámica de Irán que ha declarado que está abierto al diálogo con Occidente, dio justo después de su elección muestras de su moderación.

«Habéis confiado en el sistema democrático y religioso que tenemos en nuestro país y es un gran y sólido paso. Esto nos dará la posibilidad de luchar por los intereses nacionales y continuar gestionando los problemas con sabiduría», decía Rohani.

Una juventud alborotada celebraba la victoria de Rohani. Una parte de la población que espera del nuevo presidente la recuperación económica, la apreciación de la moneda nacional, el Rial, y que el paro disminuya, además de menos restricciones y más libertades.

Ataviado con un turbante blanco y con una barba grisácea sobre su rostro, Hassan Rohani es una de las personas más próximas del expresidente Akbar Hachemi Rafsanjani. Este último llamó, al igual que su sucesor Mohamed Jatami, a votar por él.

Ferviente seguidor, bastante antes de la revolución, del fundador de la República Islámica, el imam Jomeini, Rohani fue diputado entre 1980 y 2000. Doctor en derecho por la Universidad de Glasgow, Rohani ocupó el cargo de secretario del Consejo Supremo de la Seguridad Nacional.

Bajo ese puesto se encargó de las negociaciones nucleares entre el año 2003 y el 2005. Acordó con los europeos suspender el enriquecimiento de uranio y aplicar el protocolo del TNP que permitía las inspecciones por sorpresa de las instalaciones nucleares iraníes.

Una trayectoria que, según este analista, permite esperar la salida del bloque con Occidente tras los años de Ahmadinejad.

«Sin dejar de lado el orgullo y los intereses iraníes, intentará responder a los inquietudes y esperanzas de los occidentales y darles garantías. De esta forma cambiará la posición negativa que tiene Occidente con Irán », decía el analista político Hossein Rouyvaran.

Pero no lo tendrá fácil pues según la Constitución, la capacidad de acción del presidente son limitadas en los temas estratégicos como la política nuclear que está bajo el control del Guía Supremo, Ali Jamenei, una persona que tiene buena relación con Rohani.