Última hora

Última hora

Alarma por la contaminación de lácteos de la empresa neozelandesa Fonterra

Leyendo ahora:

Alarma por la contaminación de lácteos de la empresa neozelandesa Fonterra

Tamaño de texto Aa Aa

Los seis países que importan suero de leche concentrado están retirando de las tiendas los productos sospechosos de contener la bacteria que puede causar botulismo, una enfermedad potencialmente mortal.

Los consumidores están tan preocupados como desconcertados, como explica un ciudadano chino: “Las marcas nacionales no son buenas, y ahora las marcas extranjeras tampoco lo son. No tengo ni idea de cómo elegir. Optamos por la leche en polvo extranjera y ahora la de Nueva Zelanda está contaminada”.

Producido en mayo de 2012, el componente contaminado se utiliza en la elaboración de productos de alimentación infantil y bebidas deportivas. El Gobierno de Nueva Zelanda ha criticado a Fonterra por el retraso en la alerta.

Aunque no se tiene constancia de reacciones adversas, los padres están muy inquietos. Una madre neozelandesa considera que si Fonterra estuviera realmente preocupada por los consumidores, les habría informado de inmediato. Fonterra dio la voz de alarma el pasado fin de semana.

El director general de Fonterra, principal exportador mundial de lácteos, ha viajado este lunes a Pekín para intentar minimizar el impacto de la crisis. El 90 por ciento de las importaciones chinas de leche en polvo proceden de Nueva Zelanda.

Los otros países afectados por la alerta son Australia, Malasia, Vietnam, Tailandia y Arabia Saudí.