Última hora

Última hora

Markar Esayan: "Ergenekon no es una organización, es el Estado mismo"

Leyendo ahora:

Markar Esayan: "Ergenekon no es una organización, es el Estado mismo"

Tamaño de texto Aa Aa

La Justicia turca ha dado su veredicto en uno de los casos más complejos y controvertidos de la historia del país.

El tribunal de Silivri, situado a unos 50 kilómetros al oeste de Estambul ha impuesto duras penas, al menos 16 de ellas a cadena perpetua, contra los miembros de la red conspiradora Ergenekon, implicados en asesinatos y atentados con bomba, según la sentencia.

La investigación apunta a la jerarquía militar, a responsables políticos, líderes universitarios y periodistas que, según la acusación, tenían el objetivo de hacer caer el Gobierno islamista-conservador de Recep Tayyip Erdogan.

Entre los condenados a perpetuidad está el que fuera jefe de Estado Mayor, el general Ilker Basbug, declarado culpable de “intento de derrocamiento del orden constitucional por la fuerza”.

El conocido periodista de un diario de izquierdas, Mustafa Balbay, elegido diputado del principal partido de oposición durante su detención, ha sido condenado a 35 años de cárcel.

El tribunal también ha condenado a penas de prisión a decenas de personas. De 275 acusados solo 21 han sido absueltos.

Tras el consejo de ministros en Ankara, el Gobierno ha preferido no hacer comentarios. El portavoz gubernamental, Bülent Arinç, tan solo ha declarado que respetan la decisión de la Justicia.

“Nadie tiene derecho a cometer un crimen. Teniendo en cuenta sus deliberaciones, la corte ha tomado la mejor decisión y veremos a ver que pasa con los recursos que lleguen”, decía Arinç.

Delante del tribunal se desplegó un importante dispositivo de seguridad con cientos de policías y gendarmes antidisturbios, protegidos por blindados y cañones de agua.

  • Ergenekon trial protests

    Anadolu agency

Lo que no impidió que hubiera enfrentamientos entre los manifestantes y la policía cerca de Silivir, en la autopista que une Estambul a Tekirdag. Los agentes utilizaron todo su arsenal antidisturbios para responder a las piedras de los activistas.

Desde 2008 han sido detenidos decenas de oficiales, tanto en activo como retirados, en el marco de una instrucción que empezó como consecuencia del descubrimiento en 2007 de un arsenal ilegal. En esa época, el Ejército se oponía al nombramiento como presidente de Abdullah Gül.

Los militares, que durante decenios se han considerado como los garantes de los valores laicos de la república turca, han derrocado desde 1960 tres gobiernos democráticamente elegidos y obligado a dimitir a un ejecutivo pro-islamista en 1997.

Para analizar las consecuencias del veredicto del caso Ergenekon nos hemos reunido en Estambul con Markar Esayan. Este periodista escribe sus crónicas y análisis políticos en el periódico independiente Taraf y es un gran conocedor de uno de los casos más complejos y polémicos de la historia de Turquía.

euronews:

En primer lugar me gustaría preguntarle…¿Qué significa el caso Ergenekon para Turquía? ¿De qué se trata?

Markar Esayan:

“No es solo un juicio sobre el intento de un golpe militar, sino que se trata también de las actividades preliminares, de los asesinatos y de los incidentes provocados para convencer a la población de que un golpe era necesario. Lo que supone que es el primer caso de este tipo en Turquía. Y desde el punto de vista político es un hito, un punto de inflexión. Y por esta razón ha generado mucho debate. Al principio hubo un debate público y se puede decir que la sociedad turca estaba dividida. Algo normal.
Ya no se trata del gobierno de la élite, sino del gobierno de la ley. Poderosos generales, rectores, hombres de negocios, conocidos periodistas y políticos y militares que estaban considerados como intocables y que tuvieron que presentarse ante la Justicia. El lunes fueron castigados. Algo insólito hasta ahora en Turquía”.

euronews:

A causa de la naturaleza política de este caso, algunas personas lo perciben como un intento de vengarse. ¿Está de acuerdo en que algunos grupos políticos que estaban presionados por el Ejército y por el aparato burocrático estén vengándose ahora?

Markar Esayan:

“No estoy de acuerdo, no puedo estarlo. Gracias a este caso y al de Balyoz, el país está cambiando su concepción del Estado. Cuando hablamos de Ergenekon no estamos hablando de algunas personas o de un pequeño grupo que se reúne clandestinamente para organizar atentados. Ergenekon es como lo que en Italia se denominaba Gladio, una especie de contraguerrilla que ha continuado activa bajo diferentes apelaciones. Si sitúas esto solo en un momento específico no lo entiendes. Desde mi punto de vista Ergenekon empieza en 1913 con el ataque de Unión y Progreso contra los liberales otomanos e incluye asesinatos y golpes militares y esa es la estructura del Estado. Lo que quiero decir es que Ergenekon no es una organización, es el Estado mismo. Es una manera de dirigir el Estado que desde el aparato gubernamental contempla eliminar a otros usando la fuerza del Estado y ejecutando a ministros y a primeros ministros como ya han hecho”.