Última hora

Última hora

Decepción en Moscú por la cancelación del viaje de Barack Obama

Leyendo ahora:

Decepción en Moscú por la cancelación del viaje de Barack Obama

Tamaño de texto Aa Aa

El caso Snowden deja ver las primeras consecuencias en las siempre difíciles relaciones entre Rusia y Estados Unidos. Barack Obama ha cancelado una cumbre con Vladimir Putin prevista para el próximo mes de forma repentina.

Moscú ha mostrado su decepción y mantiene la invitación al presidente estadounidense. Para la Casa Blanca, la reunión entre los dos mandatarios no sería productiva, como asegura Jen Psaki, portavoz del Departamento de Estado. “Los temas principales no están listos para hacer progresos significativos al nivel de una cumbre entre presidentes. No era un paso constructivo en este momento.”

Edward Snowden es el último punto de fricción entre las dos potencias. Tras desvelar el espionaje de Estados Unidos a varios países, el analista de la CIA se refugió en el aeropuerto moscovita de Sheremetievo durante más de un mes. Finalmente Rusia ha atendido su petición de asilo a cambio, eso sí, de que ponga fin a las actividades contra su país de origen.

“Después de que el presidente fuera reelegido, la administración Obama le ha dicho básicamente al Gobierno ruso ‘elaboremos una agenda común’. Y para lograrlo en los últimos meses ha intentado hacer progresos significativos. No han llegado a ningún sitio. Así que la decisión de cancelar el viaje a Moscú creo que representa tanto la frustración con el fracaso de crear una agenda con los rusos como las repercusiones inmediatas por el caso Snowden”, explica Andre Weiss, experto del Carnegie Endowment for International Peace.

Barack Obama sí visitará Rusia el próximo mes de septiembre, pero para la reunión del G-20 que se celebrará en San Petesburgo los días cinco y seis. Aunque allí tampoco está previsto que haya una cumbre bilateral con su homólogo ruso.