Última hora

Última hora

Cécile Kyenge no se arrepiente de haber aceptado el cargo de ministra italiana de integración

Leyendo ahora:

Cécile Kyenge no se arrepiente de haber aceptado el cargo de ministra italiana de integración

Tamaño de texto Aa Aa

Cécile Kyenge es la ministra italiana encargada de la integración desde el 28 de abril. Esta política ha ocupado las portadas de los diarios del mundo entero sin desearlo. La razón, los ataques racistas de los que ha sido víctima desde que accediera al cargo. Esos insultos xenófobos no solo han sido proferidos por gente sin cultura, sino también por las más altas autoridades del Estado. El vicepresidente del Senado, un senador de la Liga Norte se metió violentamente con ella y la comparó a un orangután.

Nacida hace 49 años en la República Democrática del Congo, Kyenge llegó a Italia en 1983 para estudiar medicina. Al esperar una beca que se retrasó tuvo que vivir en la clandestinidad durante un año en suelo italiano y para poder estudiar tuvo que desempeñar varios trabajos.

Acabó la carrera en 6 años. En 1994 se casó con un ingeniero de Módena y obtuvo así la nacionalidad italiana.

euronews:

Tras los ataques racistas, se ha convertido en la ministra más conocida del Gobierno en el mundo. ¿Cómo está viviendo esta situación?

Cécile Kyenge:

No es fácil. Desde que accedí al cargo recibo ataques racistas todos los días. Yo no los considero ataques contra mí sino más bien contra la institución que represento.

Por otro lado, es una experiencia interesante. Mi trayectoria vital hasta ahora siempre ha sido difícil pero mi objetivo sigue siendo el mismo: ayudar a los demás.

euronews:

Usted eligió Italia porque es un país que ama. ¿Siendo ministra se ha encontrado con un país atrasado, de mentalidad cerrada?

Cécile Kyenge:

Muchas de las cosas que están pasando hoy día no quieren decir que Italia sea racista. El país está viviendo un momento de cambio. Ese cambio no se ha acompañado de una política diferente, de una una comunicación que explique el fenómeno migratorio, ni, sobre todo, de una educación que tenga en cuenta la memoria histórica italiana.

euronews:

Su Gobierno la ha apoyado totalmente, tanto el primer ministro Letta como del presidente Napolitano. ¿Esperaba algo más?

Cécile Kyenge:

Es complicado responder a esa pregunta. Es la primera vez que Italia tiene un ministro de origen extranjero y es la primera vez que el país se enfrenta a esa problemática.

euronews:

¿Le hubiera gustado que el vicepresidente del Senado dimitiera?

Cécile Kyenge:

No me corresponde a mi hacer esa petición.

euronews:

No le pregunto a la ministra, le pregunto a Cécile Kyenge, a la persona. ¿Le hubiera gustado?

Cécile Kyenge:

Me hubiera gustado que fuera él quien tomara la decisión. Nadie debe imponerle algo así. El cambio empieza así. Cada uno de nosotros debe asumir sus responsabilidades y ser capaz de volver atrás.

euronews:

¿Son racistas los italianos?

Cécile Kyenge:

Hay alguno pero no todo el mundo es racista. De lo contrario no hubiera podido hacer esta trayectoria de integración.

euronews:

¿Se ha arrepentido de haber aceptado el puesto de ministra de integración?

Cécile Kyenge:

No, nunca. Ni se me pasó por la cabeza.

euronews:

¿Ha pensado en algún momento en dejar el Gobierno?

Cécile Kyenge:

No. Siempre hay alguien que debe abrir el camino. Mi persona no puede estar por encima de mi misión. Es esta la que merece todos los sacrificios, incluso el de apartarme.

euronews:

Su nombramiento tiene un valor simbólico muy importante. El riesgo es que se puede quedar en el simbolismo ya que es una ministra sin cartera. ¿Piensa usted que los pocos medios con los que cuenta pueden ser un obstáculo?

Cécile Kyenge:

No. Pienso que a veces los cambios pueden hacerse con pocos recursos. A veces se pueden obtener esos cambios con un buen trabajo entre ministerios.

euronews:

El derecho a la nacionalidad italiana para hijos de inmigrantes nacidos en Italia y la anulación del delito de inmigración clandestina son sus prioridades. Se han cumplido tres meses desde su elección. ¿Qué ha hecho?

Cécile Kyenge:

Los niños nacidos de una pareja que lleva entre 3 y 5 años viviendo en Italia son niños que han nacido en los mismos hospitales, que van a las mismas escuelas y a los mismos gimnasios que los niños italianos. Han iniciado una trayectoria diferente a la de sus padres. De lo que se trata es de facilitarles el acceso a la ciudadanía y en eso estamos trabajando. A nivel ministerial hemos presentado unas 20 propuestas de ley. Mi ministerio ha trabajado en la simplificación del procedimiento administrativo para obtener la nacionalidad. Entre otras medidas está la posibilidad de probar que se reside legalmente en el país no solo con una tarjeta de residencia sino también con otros tipos de documentos como la inscripción escolar.

euronews:

Italia es un país capaz de mostrar una gran generosidad pero al mismo tiempo las políticas de inmigración italianas reciben muchas críticas y quejas a nivel europeo. ¿Cuál es el verdadero rostro de Italia?

Cécile Kyenge:

En estos momentos, el país intenta cambiar la imagen de su política migratoria, gracias en parte al enfoque que está llevando a cabo mi ministerio en algunos asuntos. El hecho de que tengamos un ministerio de integración es clave para el país.

euronews:

¿Es fácil para Italia gestionar ella sola las oleadas de inmigración clandestina sin una política común en la Unión Europea?

Cécile Kyenge:

Si Italia está sola es por la legislación europea, que dicta, por ejemplo, que si un ciudadano llega a Italia debe pedir asilo. Eso lo tenemos que cambiar. Tenemos que trabajar a nivel europeo para que un ciudadano que entre en Italia, entre efectivamente en el espacio Schengen, en el que existe libre circulación de personas. Es en eso en lo que tenemos que trabajar con nuestros socios y con un enfoque diferente.

euronews:

¿Y qué tipo de enfoque propone?

Cécile Kyenge:

Yo solo quiero que se respete la libre circulación dentro del espacio Shengen.

euronews:

Tras los cien primeros días del Gobierno de Letta, muchos no confían en que dure. El primer ministro parece muy optimista pero… ¿Comparten ese optimismo todos los miembros del Ejecutivo?

Cécile Kyenge:

Sí, compartimos ese optimismo. Algunos decían que no llegaríamos a los 100 días y mire donde estamos. Es un paso importante.

euronews:

¿Echa de menos su vida de médico?

Cécile Kyenge:

Sí y aprovecho la ocasión para saludar a mis antiguos pacientes.