Última hora

Última hora

Decepción en Japón por la pérdida de impulso de su economía

Leyendo ahora:

Decepción en Japón por la pérdida de impulso de su economía

Tamaño de texto Aa Aa

La euforia por la reactivación de la economía se apacigua en Japón, donde los resultados del segundo trimestre, publicados este lunes por el Gobierno, han sido relativamente decepcionantes tras el esperanzador arranque de 2013.

En el periodo abril/junio, la economía nipona creció un 2,6%, un 1% menos de lo previsto. Por su parte, el PIB registró una expansión del 0,6% tras una subida del 0,9% en el periodo enero/marzo.

Para el Gobierno, convencido del buen rumbo de las medidas adoptadas, los datos están lejos de suponer un jarro de agua fría. Tras tomar las riendas del Ejecutivo conservador en diciembre, el primer ministro Shinzo Abe se ha volcado de lleno en la batalla económica tras la recesión de la primavera y del verano de 2012.

Shinzo Abe. Primer ministro japonés: “Creo que la economía proseguirá en la senda del crecimiento. Voy a seguir dando prioridad abosluta a la economía, incluyendo la aplicación de nuevas estrategias de crecimiento en otoño.”

El objetivo principal es reducir la enorme deuda pública nipona, de más del doble de su PIB y la mayor de los países industrializados. Para ello Abe ha prometido un ahorro de cerca de 62 mil millones de euros.

Por ahora, el consumo de los hogares ha sostenido la economía japonesa, pero la eventualidad de una subida del impuesto sobre el consumo del 5 al 8% en abril del año que viene para llegar al 10% en octubre de ese mismo año, podría suponer, según los analistas, un frenazo en la frágil recuperación.

Yoshito Sakakibara. Economista: “El actual plan de subir el IVA un 3 por ciento podría lastrar demasiado a los hogares y suponer una erosión sustancial de los ingresos reales jdisponibles. No creemos que se deban subestimar estas consecuencias negativas.”

La decisión, que será sin duda más política que económica, supondría la primera subida gradual del IVA en el país en los últimos 15 años.

De cualquier forma, el retroceso del lugar que ocupa Japón en la economía parece inevitable. Actual tercera potencia mundial, es probable que de aquí a 2050, dos países emergentes, India y Brasil sigan los pasos de China y también dejen atrás al gigante nipón.