Última hora

Última hora

Fraser-Pryce, otra 'bala dorada' llegada desde Jamaica

Leyendo ahora:

Fraser-Pryce, otra 'bala dorada' llegada desde Jamaica

Tamaño de texto Aa Aa

Jamaica tiene otra bala, además de Usain Bolt. Se llama Shelly-Ann Fraser-Pryce y este lunes se ha colgado la medalla de oro en los 100 metros femeninos en el Campeonato del Mundo de Moscú. Lo ha hecho, además, con la mejor marca mundial del año, 10.71. La marfileña Ahoure fue segunda y la defensora del título, la estadounidense Carmelita Jeter, fue tercera.

Más disputada estuvo la lucha por el triunfo en la prueba de 400 metros, pero finalmente fue Christine Ohuruogu la que se colgó la medalla de oro. La británica, campeona olímpica en Pekín y plata en Londres, arrebató la victoria por milésimas a la botsuanesa Amantle Montsho, con un tiempo de 49.41.

Fue más clara la victoria de la neozelandesa Valerie Adams, que se ha convertido en la primera mujer que se proclama cuatro veces seguidas campeona del mundo. La final de peso cumplió con el guión previsto y la oceánica, campeona olímpica en Pekín y Londres, se impuso con una marca de 20.88. La alemana Schwanitz fue segunda y la china Li Jiao Gong, tercera.

Entre los hombres, sorprendente fue la victoria del alemán de origen africano Raphael Holzdeppe, que se convirtió en campeón del mundo de pértiga al batir al medalla de oro olímpica, el francés Renaud Lavillenie. Este era el gran favorito, pero quizás esa misma circunstancia le ha jugado una mala pasada y de eso se aprovechó Holzdeppe. Otro alemán, Bjorn Otto, fue bronce.

El favorito también se tuvo que conformar con la medalla de plata en la final de lanzamiento de martillo. El húngaro Krisztian Pars se vio superado por el polaco Pawel Fajdek. La marca de este, 81.97, la mejor del año, fue inalcanzable para el campeón olímpico en Londres. El checo Melich completó el podio.

No fue un buen día de los favoritos, los estadounidenses Richardson y Merritt, en la final de los 110 metros vallas masculinos. Y eso lo aprovechó su compatriota David Oliver, que se subió a lo más alto del podio con la mejor marca mundial del año, 13.00.