Última hora

Última hora

Los Hermanos Musulmanes y el Gobierno se acusan mutuamente de la masacre

Leyendo ahora:

Los Hermanos Musulmanes y el Gobierno se acusan mutuamente de la masacre

Tamaño de texto Aa Aa

Tras el desmantelamiento de las plazas del Nahda y Rabea al Adauiya y los posteriores altercados y muertes a lo largo de todo Egipto tanto Gobierno como islamistas se acusan mutuamente de lo sucedido.

“Queda bastante claro que esta masacre forma parte de un genocidio”, ha condenado el líder de los Hermanos Musulmanes Mohamed el Beltagi, cuya hija de 17 años habría muerto a causa de los disparos. “Abdel Fattah al-Sisi sabe que el golpe ha fracasado y que su destino es un juicio penal, por lo que está tratando de involucrar al ejército egipcio y el pueblo en una guerra civil”.

El jefe del Ejército y hombre fuerte de Egipto es ahora mismo el blanco de las iras de muchos manifestantes, como director de una operación que ha sido auspiciada por el actual primer ministro del Gobierno interino, Hazem el Beblawi.

“Esto tenía que suceder”, ha asegurado El Beblawi. “El desmantelamiento se ha hecho a la vista de todo el mundo para que se viera lo que estaba sucediendo. Todo ha quedado grabado en vídeo. Se podía ver que había armas y municiones. Esto no ha sido sólo una sentada en dos lugares concretos, sino que sabíamos que existía una campaña para crear desorden. Ha habido ataques contra comisarías de policía, contra edificios gubernamentales y contra hospitales, por lo que el Estado tuvo que intervenir y tomar medidas excepcionales”.