Última hora

Última hora

El Líbano, salpicado por la guerra en Siria

Leyendo ahora:

El Líbano, salpicado por la guerra en Siria

Tamaño de texto Aa Aa

El Líbano en situación de emergencia tras el atentado más sangriento de los últimos treinta años.

El ataque, el segundo en lo que va de mes en el extrarradio sur de Beirut, feudo del movimiento chií Hizbulá es la prueba irrefutable de que el conflicto sirio desborda las fronteras del país y toca de lleno al Líbano.

Hizbulá paga así su apoyo a las tropas leales al régimen sirio.

Ttambién en esta ocasión un grupúsculo desconocido, “Las brigadas de Aicha Um el Muminin” se ha atribuido la autoría del atentado con este mensaje: “Hassan Nasrallah, dado que no cos comprendes, te enviamos nuestro segundo potente mensaje”.

El líder histórico de Hizbulá defendió las diferentes rebeliones de la primavera árabe, pero en el conflicto sirio decidió alinearse con el clan Assad.

Hasan Nasrallah. Líder del movimiento chií Hizbulá:
“Hemos tomado la decisión, poco importa si es un poco tardía, de implicarnos en el conflicto para impedir el triunfo del complot contra Siria. Se trata de una decisión madurada y meditada.”

Muchos militantes de Hizbulá combaten codo con codo junto al Ejército sirio. Su ayuda fue fundamental para recuperar la ciudad de Qousseir a principios de verano. El por qué de ese apoyo hay que buscarlo en el hecho de que a Hizbulá no le interesa un cambio de régimen en Siria.

Por su parte los rebeldes sirios del Ejército Libre ha identificado claramente a sus enemigos. En este vídeo que data del pasado junio, exhiben los documentos de identidad de cuatro libaneses que aseguran haber matado cuando intentaban entrar en Siria.

Pero esos mismos rebeldes aseguran que no tienen nada que ver con los atentados en El Líbano. En cualquier caso, desde hace meses, los enfrentamientos con grupos islamistas suníes que se declaran enemigos del régimen sirio, de Hizbulá y del Ejército libanés son frecuentes en el país del Cedro..

Tentativas de desestabilización del país con una fuerte connotación política

porque detrás de estos atentados contra Hizbulá o del apoyo de ese movimiento a Asad, muchos ven la sombra de Israel, que sigue siendo la clave de las alianzas en El Líbano.
La tensión siempre ha presidido las relaciones entre el grupo chií, gran aliado de Irán y el Estado hebreo acusado ahora de orquestar los ataques, extremo que Tel Aviv niega categóricamente.