Última hora

Última hora

Bolt, o la costumbre de ganar

Leyendo ahora:

Bolt, o la costumbre de ganar

Tamaño de texto Aa Aa

Usain Bolt está a solo una medalla de oro de convertirse en el atleta con más metales dorados de la historia. El jamaicano volvió a exhibir una extraordinaria superioridad en la final de los 200 metros en el Campeonato del Mundo de Moscú y si logra ganar este domingo el relevo 4 × 100, superaría al mítica Carl Lewis como el más laureado.

Bolt era el gran favorito y cumplió con su papel con una marca de 19.66. Tras él, su compatriota Warren Weir mientras que la tercera plaza fue para el estadounidense Curtis Mitchell, que impidió el triplete jamaicano.

En los 100 metros vallas femeninos, la favorita era la australiana Sally Pearson, campeona olímpica y mundial, pero su actuación se vio eclipsada por la aparición estelar de la estadounidense Brianna Rollins. Esta, con una marca de 12.44, se colgó el oro. Pearson fue segunda y la británica Porter también subió al podio.

También cumplió con su papel de favorito el ugandés Stephen Kiprotich. Primer título mundial para su país, que confiaba plenamente en el actual campeón olímpico. Incluso tuvo tiempo para dar una última vuelta al estadio con baño de multitudes incluido, al llegar en solitario. Los etíopes Desisa y Tola completaron el podio.

Otra etíope, Meseret Defar, sí salió victoriosa en la final de los 5.000 metros. La campeona olímpica recuperó el título mundial derrotando en el esprint a la keniana Cherono. La española Dolores Checa acabó décima.

Mejor le fueron las cosas a otra española, Ruth Beitia, medalla de bronce en salto de altura. La capitana del equipo español solo se vio superada por la rusa Shkolina, oro, y la estadounidense Barrett. Compartió el bronce con la también rusa Chicherova.

Precisamente Rusia se puso al frente del medallero en esta jornada sabatina también gracias al oro del equipo de relevo 4 × 400, que batió en la final a las favoritas, las estadounidenses, con la mejor marca mundial del año, 3.20.19.

Y en la final de jabalina, fue el checo Vesely el que se hizo con el título mundial. Su lanzamiento de 87.17 metros sirvió para batir al favorito, el finlandés Pitkamaki.