Última hora

Última hora

¿Quién es Al Sisi, el nuevo hombre fuerte de Egipto?

Leyendo ahora:

¿Quién es Al Sisi, el nuevo hombre fuerte de Egipto?

Tamaño de texto Aa Aa

Egipto está inmerso en el caos y cada vez más cerca de la guerra civil. Las partes enfrentadas están determinadas a no ceder y la violencia se intensifica por minutos. En cuatro días han muerto cerca de 750 personas. La represión del Ejército frente a los islamistas seguidores de Mursi es feroz en nombre de la estabilidad del país y de la voluntad del pueblo egipcio.

Así justifica el jefe del Ejército egipcio la actuación de sus tropas. El general Abdel Fatah Al Sisi mantiene en cambio un obstinado silencio sobre el baño de sangre y sobre los miles de seguidores del presidente depuesto.

General Abdel Fatah Al Sisi:
“El pueblo tiene su voluntad libre para elegir a quien desea. La legitimidad pertenece al pueblo, que se la da y quita a quien desea. El honor de proteger la voluntad del pueblo es un orgullo más grande que gobernar Egipto, lo juro ante Dios”

Un discurso que parece funcionar entre los egipcios que no apoyan a los hermanos musulmanes. Muchos están convencidos de que Al Sisi es el hombre providencial que devolverá la calma al país.

“Estamos con Al Sissi en cuerpo y alma, dice este egipcio, y lo estaremos con quien consiga la reconciliación de Egipto. Apoyamos todas las iniciativas encaminadas a ese fin.”

¿Pero cuál es el objetivo real del hombre que fue designado jefe del Ejército por el mismísimo Mursi? él clama que su meta es la paz y la reconciliación, el respeto de la voluntad del peublo, pero no falta quienes aseguran que más allá de las declaraciones de buenas intenciones lo que busca es el poder, que ni él ni la institución que representa quieren que pase a manos de civiles.

Tras un año de Gobierno islamista, Al-Sisi se ha apoyado en el movimiento de protesta para retomar las riendas del país al llamar a la población a mostrarle su respaldo en la calle.

Pero la violencia no tardó en estallar, y actualmente el caos es tal que sólo el Ejército parece capaz de restablecer el orden. Para algunos, esa es precisamente la estrategia del número uno del Ejército: dividir, agitar para hacerse mejor con el control y reinar, un extremo que Al Sisi niega categóricamente.