Última hora

Última hora

Cuando el marcador importa poco

Leyendo ahora:

Cuando el marcador importa poco

Tamaño de texto Aa Aa

Diez años después, el fútbol internacional ha vuelto a Kabul. Unos seis mil aficionados afganos se han dado cita en el estadio de la Federación y otros tantos han permanecido en las inmediaciones para seguir de cerca un duelo amistoso e histórico ante Pakistán, país al que no se enfrentaban sobre el terreno de juego desde hace 36 años.

El resultado final, lo de menos en un encuentro que significa tanto para la normalización de relaciones entre ambos países y para sus procesos de paz, fue de 3-0 para los afganos. Marcaron Ahmadi, Hatifi y Mohamadi.

Pero el mensaje era otro y tanto los protagonistas sobre el césped como los de la grada lo entendieron:

“Esperamos que Pakistán entienda nuestra amistad, esa es la razón por la que les invitamos. Instamos a Pakistán a dejar a un lado enemistades e intensificar la amistad entre los dos países”, señalaba un aficionado.

“Estoy encantado. Desearía que en futuro nuestro país pudiera albergar partidos de África y Europa con el objetivo de tener más partidos internacionales en nuestro país”, expicaba otro seguidor.

Ahora, Afganistán se prepara para el inminente comienzo de su Liga, mientras su rival prepara la revancha: recibirá en diciembre al combinado afgano en la ciudad paquistaní de Lahore.