Última hora

Última hora

Después del beso, la explicación: una amistad malinterpretada

Leyendo ahora:

Después del beso, la explicación: una amistad malinterpretada

Tamaño de texto Aa Aa

Pocas veces un beso ha dado tanto que hablar en el mundo del deporte. El gesto de las atletas rusas Rizhova y Gúschina al recibir su medalla de oro en el relevo 4×400 durante el Mundial de Moscú ha levantado una gran polvareda.

Mientras unos lo entendieron como un simple gesto de alegría, otros vieron una forma de protesta ante la Ley contra la propaganda homosexual en Rusia y contra las declaraciones de su compatriota Isinbaeva, en las que criticó a Emma Green por participar en una prueba con las uñas pintadas con los colores de la bandera gay. Eso sí, la plusmarquista y campeona del mundo indicó después que se habían malinterpretado sus palabras.

“En vez de felicitar a los atletas, la gente decide insultarnos no solo a mí y a Yulia, sino también a toda la Federación de Atletismo. Lo primero que quiero decir es que tanto yo como Yulia estamos casadas. Por si a alguien le interesa, desafortunadamente o afortunadamente no tengo ninguna relación con Yulia, más allá de que somos muy amigas, entrenamos en el mismo equipo con Valentin Mikhailovic Maskalon desde hace ya ocho años. Creo que es un periodo de tiempo suficiente como para que cuaje una real y buena relación de amistad”, ha explicado en rueda de prensa una de las involucradas, Ksenia Ryzhova.

Preguntadas sobre la polémica Ley, ninguna de las dos ha querido expresar de forma clara su opinión y han afirmado haber estado centradas en las últimas semanas solo en su preparación para el Mundial.