Última hora

Última hora

La inquietante realidad de Fukushima

Leyendo ahora:

La inquietante realidad de Fukushima

Tamaño de texto Aa Aa

Llegan alarmantes noticias de Fukushima. La compañía japonesa Tokyo Electric Power cifra ahora en 30.000 becquerelios la cantidad de cesio y de estroncio radioactivos que se han escapado de la central nuclear al océano Pacífico. La contaminación proviene del agua que se ha filtrado hasta el subsuelo. El mes pasado, la directiva de Tepco aseguraba que todo estaba bajo control.

Hace sólo algunos días, la fuga de 300 toneladas de agua radioactiva almacenada en un contenedor hizo saltar las alarmas. Acto seguido las autoridades japonesas ponían en entredicho la resistencia del resto de depósitos.

“No creo que se trate sólo de un tanque”, vaticinaba el presidente de la autoridad reguoladora nuclear, Shunichi Tanaka. “Si se ha producido una fuga, podrían producirse muchas más. Hay que encontrar una solución”.

Desde que el tsunami destrozó los reactores de Fukushima en marzo de 2011, Tepco ha constatado al menos cinco fugas en los depósitos cilíndricos que almacena el agua contaminada. Los controles son estrictos, pero este jueves se detectaron nuevos puntos de radiación jen la esplanada donde se encuentran los tanques, desatando los temores a nuevas fugas radioactivas.

En total, Tepco ha tenido que instalar un millar de depósitos para almacenar el agua ahora tóxica que sirvió para refrigerar los reactores tras la catástrofe. Cada uno de ellos hace 400 toneladas. Y cada dos días hay que instalar uno nuevo para evacuar el caudal que aún sigue amenazando al medioambiente. Pero las dudas sobre su resistencia son cada vez mayores.

Si todo ese agua llegase a un caudal vivo, los riesgos para la salud serían enormes. Esta semana, la prefectura de Fukishima confesaba su preocupación ante los primeros resultados de los análisis médicos que se han efectuado sobre la población más joven, aquella que tenía 18 años o menos cuando se produjo el accidente.

De las 60.000 muestras examinadas hasta el momento, 18 revelan un cáncer de tiroides y otras veinticinco presentan indicios de gestación tumoral.