Última hora

Última hora

Hurgada o la profunda crisis del turismo en Egipto

Leyendo ahora:

Hurgada o la profunda crisis del turismo en Egipto

Tamaño de texto Aa Aa

Las imágenes de violencia y muerte en Egipto han terminado por afectar a los últimos enclaves turísticos en el Mar Rojo y el sur de la Península del Sinaí, que resistían a la profunda crisis que sufre el sector en el país. Es el caso de Hurgada, un paraíso turístico sin el elemento fundamental: los visitantes. Apenas hay extranjeros y algunos hoteles ni siquiera han abierto sus puertas este verano por falta de reservas.

“El Mar Rojo es muy bonito y esto está muy bien. Me encanta estar aquí”, dice un joven alemán, que ha hecho caso omiso de la recomendación de su Gobierno de no viajar a Egipto. Los grandes turoperadores europeos suspendieron la semana pasada todas sus salidas hacia Egipto hasta mediados de septiembre, incluidos los destinos ajenos a la crisis. Para el ministro egipcio de turismo, Hesham Zaazou, se trata de una medida sin fundamento:

“En esta zona, en Hurgada, en el Mar Rojo y en el sur del Sinaí, estamos a muchos cientos de kilómetros de El Cairo, donde están los problemas. Como pueden ver, aquí la situación es buena, segura, y el gobierno garantiza la seguridad y el bienestar de los clientes que vengan aquí, a Egipto”, dice el ministro.

El turismo ha sido tradicionalmente una fuente fundamental de ingresos para el país. Antes de estallar la crisis, generaba más del 11 por ciento del producto interior bruto y de él vivían directa o indirectamente 4 millones de personas. Ahora los egipcios tratan de compensar la falta de demanda extranjera potenciando el turismo interior, con la esperanza de que estos lugares recuperen su atractivo cuando vuelva la calma a las calles egipcias.