Última hora

Última hora

Esclavismo moderno en Alemania

Leyendo ahora:

Esclavismo moderno en Alemania

Tamaño de texto Aa Aa

El caso no es nuevo, pero sigue suscitando la misma indignación. El pasado junio, un reportaje de la televisión estatal alemana mostraba las condiciones laborales de algunos trabajadores en el país del modelo económico.

Empleados procedentes mayoritariamente del Este a quienes habían prometido una realidad muy distinta de lo que encontraron in situ: barracones atestados, horarios interminables y salarios míseros.

Ante la amplitud que ha cobrado el escándalo, el primer ministro de Baja Sajonia ha pedido medidas federales para luchar contra este tipo de abusos:

Stephan Weil. Primer ministro de Baja Sajonia:
“Esto tiene que acabar. La gente que trabaja en compañías alemanas debe ser tratada de forma humana y también necesitan una representación a nivel sindical”

En Alemania no hay salario mínimo, por tanto todo esta permitido, una hora de trabajo a tres euros, salarios mensuales de 300 a 500…
Eso permite a algunas industrias, como la cárnica, practicar precios más que atractivos.

Pero no es una situación reservada a los trabajadores inmigrantes: se calcula que en el país hay dos millones de “trabajadores pobres”.

Además, la Comisión Europea cree que hay cerca de millón y medio de los denominados trabajadores de “bajo coste” enviados provisionalmente por sus empresas a otro estado de la Unión.

La explotación de estos trabajadores tiene un nombre, esclavismo moderno, y un coste: la desestabilización de segmentos enteros de la economía. Europa no consigue solucionar el problema porque la armonización en el ámbito de la legislación laboral es compleja, como explica este representante de los industriales de las Baja Sajonia:

Ernst Michael Andritzky. Representante de la Asociación de la industria alimentaria de Baja Sajonia:
“Tanto si una empresa fabrica sus propios productos como si contrata determinados servicios, eso forma parte de la libertad de esa empresa, una libertad que contempla y recoge que la Constitución. Los diputados pueden hacer poco para cambiar esta situación. Lo que estamos viendo ahora es mucho activismo debido a la campaña preelectoral.”

Con o sin campaña electoral, es un problema real en Alemania. Hace unos meses, Amazon, uno de los minoristas más importantes de Internet, fue duramente criticado por las condiciones de trabajo y de alojamiento de los empleados temporales.