Última hora

Última hora

La feria de robótica en la Isla de Taiwán

Leyendo ahora:

La feria de robótica en la Isla de Taiwán

Tamaño de texto Aa Aa

Taiwán ha presentado los últimos modelos de robótica interactiva en la Feria Internacional de Robots. Unos 300 expositores mostraron las tecnologías robotizadas más modernas más modernas.

Este exoesqueleto mecánico es un armazón externo que permite mover las piernas.

El robot facilita el movimiento y ayuda a soportar el peso del cuerpo, siendo un gran avance para las personas con discapacidad.

Cada movimiento se controla a través de un teclado bajo de la empuñadura de la muleta. Las piernas pesan unos 23 kilos, sin contar la batería, que el usuario debe cargar en la espalda.

Wu Cheng-Hua es ingeniero del Instituto Tecnológico Industrial de Taiwán:

“Estas piernas robóticas han sido diseñadas para personas paralizadas de cintura para abajo. Las piernas pueden ayudar a esas personas a levantarse y caminar, siendo un soporte para prevenir caídas. Estas piernas robóticas tienen cuatro motores dos en la cadera y otros dos en las rodillas. Los motores imitan el movimiento humano y permiten desplazarse con más facilidad. “

Estos pequeños boxeadores ha sido diseñados por la empresa Sha Yang Ye. Los movimientos del usuario se traducen en movimientos mecánicos mediante detectores. El ordenador descodifica esos movimientos y envía señales a los dos robots que se dan puñetazos y se levantan cuando se caen.

Este tipo de robot no solo tienen un carácter lúdico sino que podría utilizarse como material bélico en lugares de conflicto armado.

Shayne Lo trabaja en la empresa Sha Yang Ye:

« Estos robots tienen un control remoto mediante detectores de los movimientos. Al detectarlos, el robot ejecuta las órdenes y golpea, girarse o se incorpora tras una caída.».

Los robots tienen cada vez mayor precisión en sus movimientos y pueden realizar diferentes tareas, desde coger objetos de diferentes tamaños y ubicaciones, a, por ejemplo, realizar movimientos precisos para decorar un pastel.

Un ordenador y una cámara se encargan de envíar las informaciones al brazo robotizado.

Wu Chin-Chia, investigador del Instituto Tecnológico Industrial de Taiwán, explica cómo se calcula la posición de los objetos:

“Utilizamos detectores visuales en 3D para determinar la posición de los objetos. Y después integramos los datos gracias al programa CAD.
El ordenador calcula la posición de los objetos repartidos al azar y el brazo robotizado puede los coge y los pone en su lugar ».

Al ritmo de la musica tecno, y después de tanto trabajar, los robots pueden ser programados y sincronizarse para “bailar”.