Última hora

Última hora

Ver para creer en el "deporte del balón"

Leyendo ahora:

Ver para creer en el "deporte del balón"

Tamaño de texto Aa Aa

¿Se ha vuelto loco el fútbol? Con la llegada de Gareth Bale al Real Madrid se ha cerrado un mercado estival de fichajes que ha batido todas las plusmarcas. Casi 100 millones de euros por un único jugador es una cifra que hasta hace algunos meses parecía inalcanzable pero el deporte del balón no entiende de números. O tal vez sí, y lo que puede ser considerado como una locura quizá resulte un gran negocio deportivo y económico para el equipo “merengue”.

No lejos del que es el fichaje más caro de la historia, están los que han realizado los “nuevos ricos” del mundo del fútbol llegados a Francia. No en vano, el París Saint Germain ha tenido que desembolsar la friolera de 63 millones de euros para hacerse con los servicios del delantero uruguayo Cavani.

Y un poco menos le ha costado al Mónaco, recién ascendido a la primera división francesa, fichar al colombiano Falcao; sin duda uno de los mejores jugadores en las posiciones cercanas a la portería contraria. Bale, Cavani y Falcao son tres de los astronómicos traspasos de un mercado que ha visto cambiar de equipo, en lo que va de año, a cerca de 10.500 jugadores. Un -0,6% que en el mismo período el año pasado pero con un precio en torno a un 29% más elevado.

Anuncios de última hora como la llegada de Özil al Arsenal, a cambio de 45 millones de euros fijos y 5 millones más en función de variables… han disparado el mercado. Quizá por ello, y al margen de otro tipo de cuestiones, el Barcelona decidió adelantar el desembarco de Neymar en el Camp Nou. Quién sabe si la próxima temporada su valor tal vez hubiera alcanzado cifras desorbitadas que dificultasen en demasía su fichaje.

A otros, sin embargo, recrutar a algunas de las figuras del panorama futbolístico mundial no les ha costado ni un céntimo en motivo de traspasos. Sorprendente ha sido el compromiso de Pep Guardiola con el Bayern de Múnich, después de una exitosa temporada de los bávaros con Heynckes y tras varios meses apartado de los banquillos el catalán. Pero el suyo es un claro ejemplo de la política de mínimo desembolso y máxima inversión que practican algunos equipos.

Así se explica el regreso de Kaká al Milán tras 4 temporadas vestido de blanco. A la “Squadra Rossonera” no le ha costado un euro. Tan sólo tiene que pagarle la ficha y una cantidad pactada al Real Madrid en caso de objetivos alcanzados. Pero si pensamos en que los “merengues” se ahorran unos 20 millones de euros en 2 temporadas, su salario en la capital española, el negocio parece “redondo” para todos.