Última hora

Última hora

Una ventana subliminal y parlanchina

Leyendo ahora:

Una ventana subliminal y parlanchina

Tamaño de texto Aa Aa

Ante un oído indiscreto se dice que las paredes oyen… ahora es la publicidad la que hace que las ventanas hablen…

Una empresa alemana quiere transmitir publicidad a través de las ventanas de los trenes. Al inclinar la cabeza sobre la luna de cristal, el pasajero podrís escuchar sonidos como si vinieran de sus propios pensamientos.

La idea se basa en la tecnología de conducción ósea; una técnica que transmite el sonido al oído interno con vibraciones a través del cráneo.

El concepto ha sido desarrollado por la agencia de publicidad BBDO y la emisora ​​Sky Deutschland.

Sebastian Hardieck es director creativo en la agencia publicitaria BBDO:

«Las ondas sonoras normalmente llegan por el aire y por el oído al oído interno, donde se interpretan como ondas sonoras. Con la conducción ósea esto funciona de una manera totalmente diferente: la vibración ósea es interpretada por el oído, que posteriormente la descodifica como un sonido. “

La tecnología de conducción ósea se había utilizado hasta ahora en audífonos y como guía de audición para nadadores y corredores. Esta nueva utilización intrusiva y casi subliminal ha despertado mucha polémica., como refleja este vox populi grabado en una estación:

“Es horrible. Me parece muy mal. Ya estamos inundados de publicidad. Y cuando te fijas es cuando te das cuenta de lo profundamente que estamos metidos en la sociedad de consumo.”

“Cuando la gente va a trabajar por la mañana lo que quiere es dormir, y no que le metan más publicidad. Me imagino que lo más seguro es que todo el mundo se oponga radicalmente a eso. “

Queda abierto el debate, aunque es difícil cerrar los ojos o hacer oídos sordos a la utilización de esta tecnología tan sofisticada con fines publicitarios.