Última hora

Última hora

Siria hace cambiar de rumbo al G20

Leyendo ahora:

Siria hace cambiar de rumbo al G20

Tamaño de texto Aa Aa

La Cumbre del G20 se resume en este apretón de manos entre Obama y Putin. Están condenados a entenderse sobre el asunto que ha eclipsado a lo económico en esta reunión de los países más importantes del mundo: la guerra de Siria.

Por un lado, Obama quiere intervenir contra el régimen de al Assad, para lo que cuenta con el apoyo total de Francia, incluso en lo militar, y el moral de Gran Bretaña, que rechazó unirse en una ajustada votación de su Parlamento. La mayoría de la comunidad internacional apuesta por una salida negociada al conflicto.

Por otro lado, Rusia, con el apoyo especial de Irán y China, mantiene bajo el tablero su apoyo a al Assad y sobre la mesa su veto en el Consejo de Seguridad, lo que impide una legitimación en la ONU de la acción militar de Estados Unidos.

Las divisiones sobre Siria han arrojado una sombra sobre una cumbre destinada a reforzar los lazos entre las economías más poderosas y las emergentes. Nuestro enviado especial James Franey sigue la reunión del G20 en San Petersburgo.

James, conocemos las divergencias entre Estados Unidos y Rusia sobre una acción militar contra Siria, pero muchos de los aliados europeos de Washington se oponen también a esa idea. En ese contexto, ¿podemos esperar un consenso sobre Siria?

James Franey, euronews, San Petersburgo:
“Bueno, Nial. Creo que hay muy pocas probabilidades de que haya un consenso sobre Siria. El presidente estadounidense, Barack Obama, se encuentra muy aislado en el palacio que tengo detrás de mi, en el que se celebran los debates en los que participan los actores del G20, incluso frente a sus aliados tradicionales. Has mencionado la Unión Europea. El presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, ha declarado que no hay una solución militar a la crisis siria y que toda eventual intervención debería hacerse en el marco de Naciones Unidas”.

Nial O’Reilly, euronews, Lyon: Las inquietudes sobre Siria, la división en los mercados emergentes… Todo ello deja en un segundo plano el objetivo principal de esta cumbre, que era relanzar la economía global. ¿Cuáles son las posibilidades de ver verdaderos progresos en los temas que se están tratando?

J. Franey : “Las delegaciones han contemplado, al margen de la cumbre, un acuerdo sobre la evasión fiscal. Un acuerdo que consolidaría una declaración precedente de la reunión de ministros de Finanzas del G20, en Moscú, en julio. Hay dos objetivos: un intercambio automático de informaciones, lo que un participante ha calificado como el fin el secreto bancario. Luego hace falta que la OCDE vigile a las multinacionales para que no puedan transferir sus beneficios donde quieran.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha ganado terreno logrando un principio de acuerdo sobre el sector bancario en la sombra. Se trata de instituciones financieras que prestan dinero, como los bancos, pero que operan fuera del sector regulado. Hay que mejorar la regulación de ese sector bancario fantasma para evitar una crisis de préstamos tóxicos como la de 2007-2008. Pero diferentes fuentes europeas dan a entender que no habrá un acuerdo final sobre este tema, lo que sonaría como una derrota para la canciller alemana, Angela Merkel”.

N. O’Reilly: Veremos lo que pasa al final de la cumbre.
James Franey, desde San Petersburgo, gracias por este análisis. Y esperamos más informaciones sobre el G20.