Última hora

Última hora

España: Cataluña

Leyendo ahora:

España: Cataluña

Tamaño de texto Aa Aa

Hace justo un año, un millón y medio de personas salían a las calles de Barcelona para reclamar la independencia de Cataluña. Un enorme éxito para los organizadores, porque en esta región del noreste de España hay 7 millones y medio de habitantes. Esta demostración de fuerza de los independentistas certifica el agotamiento del modelo de Gobierno autónomo en vigor desde la vuelta de la democracia en España.

Este auge del independentismo se produce en un contexto de grave crisis económica en esta región con reputación de ser la más rica de España.

Su índice de paro es del 23,85%, y su deuda en el primer trimestre de 2013 asciende a 51.000 millones de euros.

Cataluña ha tenido que pedir 9.000 millones de euros al fondo español de ayuda a las regiones.

Pero el Gobierno catalán denuncia un déficit fiscal con el Estado central de 16 mil millones de euros anuales y un trato desfavorable a Cataluña. Lo explica el presidente catalán Artur Mas:

“Cataluña es de todos los territorios del Estado español, en este momento, más de 30 años después de instaurar la democracia., el que más contribuye al PIB, por tanto al crecimiento económico, y el territorio que tiene menos dotación de infraestructura pública.”

Tras las elecciones catalanas de noviembre de 2012, Esquerra Republicana, la izquierda independentista, se convierte en la segunda fuerza política en Barcelona. Su líder, Oriol Junqueras, marca el rumbo:
 
Oriol Junqueras:
“El pueblo de cataluña se ha pronunciado. Y ha votado precisamente a favor de un proceso hacia la independencia.”

El presidente saliente de la región, Artur Mas, y su coalición conservadora CIU salen debilitados de la cita electoral y se ven obligados a tratar con las otras fuerzas políticas independentistas. A cambio de su apoyo, ERC exige la celebración de un referéndum sobre la independencia en 2014.

Según un sondeo realizado a principios de septiembre, el “sí” obtendría el 52% de los apoyos, en aumento desde 2012,mientras que los partidarios del “no” retroceden, siempre según el sondeo, al 24,1%.

Pese a todo, Artur Mas cultiva la duda; dice que va a negociar hasta el final con Mariano Rajoy. Según algunas fuentes, Mas mantuvo una reunión secreta en agosto con el presidente español que, por su parte, se opone firmemente al referéndum.