Última hora

Última hora

Vuelve la batalla del presupuesto en Estados Unidos

Leyendo ahora:

Vuelve la batalla del presupuesto en Estados Unidos

Tamaño de texto Aa Aa

El Congreso, profundamente dividido entre demócratas y republicanos, tiene que aprobar un presupuesto antes del 1 de octubre, fecha en la que comienza el nuevo año fiscal.

En realidad, el limite se sitúa entre el 18 de octubre y 05 de noviembre, cuando el país alcance el techo de la deuda y el Gobierno federal se quede sin dinero. El dilema es: o el Congreso aumenta el techo de la deuda, o el país entra en bancarrota.

La Casa Blanca ya ha advertido en numerosas ocasiones de las consecuencias de no elevar el límite de deuda, e insiste en un aumento sin condiciones. Pero los republicanos insisten en imponer recortes del gasto.

Roberton Williams. Urban Institute/Brookings Tax Policy Center:
“Una de las cosas que va a pasar si realmente no se llega a un acuerdo para elevar el techo de la deuda, es que los mercados de crédito entrarán en ebullición. La gente se preguntará qué hacer con los bonos del Gobierno, si son buenos o malos, si deben comprar más. ¿Qué ocurrirá en los mercados de crédito internacionales y nacionales? no se sabe, pero nada bueno.”

Para complicar aún más las cosas, un grupo de 130 congresistas republicanos que cuentan con el apoyo de grupos de presión conservadores, aseguran que sólo darán el visto bueno al presupuesto si desaparece la controvertida reforma de la seguridad social de Obama.

Chris Jacobs, de la conservadora Heritage Foundation:
“El Congreso debe aprobar un presupuesto que pueda asumir todos los gastos del Gobierno federal, ya sea para carreteras, ya sea el Servicio nacional de Parques, ya sea el gasto militar, es decir, todas las funciones esenciales del Gobierno menos el “Obamacare”. Y si el presidente Obama o los demócratas en el Senado se oponen, será su responsabilidad. Ningún conservador que quiere acabar con la reforma de la seguridad social de Obamao pretende cerrar el Gobierno federal.”

Vetar en el presupuesto la ley de sanidad de Obama significaría secar la reforma, dejarla sin financiación. Los demócratas consideran que la llamada Obamacare, que fue aprobada por el Congreso, firmada por el Presidente y ratificada por el Tribunal Supremo, es un hito histórico que no están dispuestos a renegociar.

Stefan Grobe. euronews:
“La mayoría de los observadores creen que al fnal el conflicto se resolverá al estilo estadounidense, es decir, con un compromiso de último minuto y a corto plazo que no le gusta a nadie. Pero para entonces, la batalla del presupuesto podría haber causado muchas víctimas políticas “.