Última hora

Última hora

El Costa Concordia, listo para salir del mar

Leyendo ahora:

El Costa Concordia, listo para salir del mar

Tamaño de texto Aa Aa

El horizonte volverá pronto a estar despejado a orillas de la isla italiana de Giglio. Hasta ahora, nunca se habían reflotado barcos de más de 100 metros de eslora. El Costa Concordia mide casi el triple. Sus 30.000 toneladas de acero saldrán a flote gracias a una plataforma construida a 30 metros de profundidad que tiene una longitud de un campo y medio de fútbol. Se trata de una proeza histórica.

“La peculiaridad de este proyecto es que tenemos que enderezar un buque enorme, que no tiene nada sobre lo que sostenerse. Por ello, hemos tenido que levantar una base artificial. Esto es lo que convierte esta labor en única.”, asegura Franco Porcellachia, vicepresidente de Carnival Corporation.

Esta plataforma, sostenida por 21 pilares, está diseñada para impedir que el crucero se hunda durante el proceso. En babor se han instalado cajones para mantenerlo a flote. Las grúas tienen la misión de levantarlo con cuidado. Una vez alcanzada la posición vertical, los flotadores de estribor se encargan de retener el navío en superficie. El coste total del proyecto, en el que participan 500 profesionales, asciende a 600 millones de euros.

Este crucero nació en 2006 como un gigante de los mares. Era considerado el navío italiano más grande y se referían a él como “templo del lujo y la diversión”. Con sus 290 metro de eslora y sus 114.000 toneladas, ha visto un nuevo récord superado. Su rescate cuesta más de los 422 millones de euros que fueron necesarios para darle vida.

¿Por qué aventurarse en un proyecto tan gravoso? El agua marina ha ido corroyendo sus entrañas, por lo que no aguantaría otro invierno más. Si se hunde, el medioambiente y el fondo marino sufrirían las consecuencias.

Además, no se han encontrado todavía los cuerpos de dos víctimas del naufragio que el 13 de enero de 2012 se cobró la vida de 32 personas.

“Es una gran preocupación, sobre todo para nosotros y sus allegados. En cuanto lo enderecemos, con las cámaras subacuáticas podremos ver el fondo. Las autoridades van a buscar a los desparecidos. Es una de las prioridades”, explica Nicholas Sloane, un alto mando de los equipos de rescate.

Un desafío técnico para cerrar uno de los episodios marítimos recientes más dramáticos de Europa.