Última hora

Última hora

El fracaso de la FDP en Baviera abre las puertas a otros partidos bisagra en Berlín

Leyendo ahora:

El fracaso de la FDP en Baviera abre las puertas a otros partidos bisagra en Berlín

Tamaño de texto Aa Aa

A una semana de las elecciones alemanas, la incertidumbre planea sobre la composición del futuro gobierno en Berlín.

Los aliados naturales de la CDU han fracasado este domingo en Baviera, lo que complica una coalición con el partido de Angela Merkel a nivel nacional. Es el sexto parlamento regional del que el liberal FDP es excluido, en los dos últimos años y medio. Sus dirigentes temen por el Bundestag. Para evitar la debacle, podrían pedir a su electorado que vote en la misma papeleta por su lista y por Merkel, como prevé la legislación alemana.

Pero la CDU prefiere reunir el máximo de apoyo en la ciudadanía. El candidato del FDP, Rainer Brüderle, es consciente de ello:

“Es completamente legítimo que Merkel pida los dos votos de la papeleta. Helmut Kohl tampoco dijo que se diera el segundo voto a los liberales, pero sí que quería un gobierno de centro”, ha asegurado Brüderle.

Los Verdes podrían ser otra llave para un gobierno de coalición. Piden una subida de impuestos, lo que les separa de la CDU, pero pueden coincidir con la transición energética. Aunque, según los últimos sondeos, han caído por debajo del 10%. Jürgen Trittin, uno de los cabeza de lista, no está preocupado:

“Es habitual en todas las campañas de Los Verdes. En los últimos 20 años siempre ha sido así. Al principio, empezamos muy alto, luego bajamos, y luego volvemos a subir”, ha explicado.

Si en las elecciones de este domingo, el partido ecologista consigue buenos resultados y los liberales no se hacen con ningún escaño, se podría perfilar una coalición negro-verde. Una opción todavía lejana para la otra candidata de Los Verdes, Katrin Göring-Eckardt, como ha explicado a euronews:

“Creo que un gobierno tiene que ser estable y trabajar en la misma dirección. Si cada uno tira para un lado, no se consigue nada. No puedo imaginar todavía que la CDU pueda verse en esa situación”, ha declarado.

En el espectro parlamentario, también se encuentra Die Linke, con un 10% en los sondeos. Aunque este partido de izquierdas podría ser clave para gobernar, su programa le aleja del resto.

“Estamos presionando para conseguir un salario mínimo de 10€/hora y unos subsidios mínimos que no bajen de 500€. Todo ello, financiado por un impuesto a los millonarios”, ha defendido Katja Kipping, líder del partido.

Die Linke cuenta con los apoyos de la antigua Alemania del Este y puede convertirse en la tercera fuerza. Según los sondeos, la suma de los votos de Los Verdes, los socialdemócratas y Die Linke igualaría o incluso superaría a la CDU, pero esa coalición es más que improbable.