Última hora

Última hora

'Desalojo olímpico', por segunda vez

Leyendo ahora:

'Desalojo olímpico', por segunda vez

Tamaño de texto Aa Aa

A Kohei Jinno, un vecino tokiota de 79 años, no le ha hecho ninguna gracia la elección de su ciudad como sede para los Juegos Olímpicos de 2020. Las autoridades le han invitado a abandonar su casa y su negocio porque están situados en unos terrenos en los que se va a construir parte de las nuevas infraestructuras para la cita.

“El destino no ha sido nada amable conmigo. Puede que sea una gran suerte para el país, pero tener que marcharme de este lugar me llena de tristeza. Siento que si no hubiera sido por los Juegos Olímpicos, mi vida habría sido distinta”, explica contrariado.

Argumentos no le faltan a Kohei Jinno. Durante los preparativos para la anterior cita olímpica que ha acogido Tokio, en 1964, también se vio obligado a abandonar su vivienda y su comercio por el mismo motivo. Por eso, el nuevo nombramiento fue una mala noticia para él.

“Deseaba que Tokio no tuviera de nuevo los Juegos. Puedo soportar ser desalojado una vez por ello en un siglo, pero dos veces… me parece ridículo”, añade con resignación.

Donde ahora están su casa y su negocio de venta de tabaco, dentro de unos años se levantará un nuevo y moderno estadio. El Gobierno, eso sí, ya le ha ofrecido trasladar su vida a tres zonas de viviendas públicas de la capital japonesa.