Última hora

Última hora

Muere Juan Luis Panero, el penúltimo de una saga de poetas

Leyendo ahora:

Muere Juan Luis Panero, el penúltimo de una saga de poetas

Tamaño de texto Aa Aa

A los 71 años ha dado su último aliento el escritor Juan Luis Panero, en Gerona. La familia de los Panero, retratada crudamente en la película El Desencanto, de Jaime Chávarri, fue siempre acomodada desde su patriarca, el también poeta Leopoldo Panero, por lo que desde su nacimiento Juan Luis tuvo acceso a los mejores centros educativos del mundo en Europa, Estados Unidos y México, y se codeó con los intelectuales punteros de la época. Luis Cernuda era un habitual en casa de su padre.

En el simbólico año de 1968 publicó su primer libro de poemas: A través del tiempo. Con un ritmo constante (“más intenso que extenso”, confesaba) fue publicando Los trucos de la muerte (1975); Desapariciones y fracasos, en 1978; y Juegos para aplazar la muerte, publicado en 1984. Al reconocimiento del premio Ciudad de Barcelona en 1985 por Antes que llegue la noche le siguió el Premio Loewe en 1988 con Galería de fantasmas. Paró de escribir (o de publicar) hace una década.

Sin duda, además de su poesía, que profundiza en el suicidio, la muerte, la experiencia amorosa y el paso del tiempo, la propia “maldición” de los Panero atrae a un gran número de lectores. Unida a las cintas El Desdencanto y Después de tantos años (de Ricardo Franco) Juan Luis Panero publicó su jugosa autobiografía casi en la clausura del siglo “para no dar más entrevistas”, como él mismo ironizaba. En 1999 ganó el premio Comillas con ese volumen titulado Sin rumbo fijo.

El padre y los hermanos, esas sombras controvertidas

La biografía (el mismo Panero reconocía que su obra es altamente autobiográfica) alimenta ese halo de fatalismo que sobrevolaba tanto a Leopoldo Panero, el padre, como a Leopoldo María y Michi, sus hermanos. Leopoldo el controvertido, para muchos el epítome del colaboracionismo intelectual con el aparato franquista, es definido como una persona alcoholizada y violenta, y alrededor de la cual los hermanos se siguen preguntando años después.

Leopoldo María, internado en un hospital psiquiátrico en régimen abierto desde hace lustros, fue uno de los novísimos, los renovadores del verso de los setenta en España, en los últimos estertores del franquismo. Michi, por su parte, cultivó la noche y su local en Madrid, ‘El Universal’, se convirtió en uno de los epicentros de la movida. Michi Panero falleció en 2004 víctima de una salud muy frágil y deteriorada.

Estas figuras orbitan alrededor del más ordenado y ortodoxo autor dentro de esta atormentada familia. Juan Luis Panero cerraba su autobiografía con los versos del último poema de Enigmas y Despedidas publicado en 1999:

Sólo son tuyas —de verdad— la memoria y la muerte,

la memoria que borra y desfigura

y la sombra de la muerte que aguarda.

Obras de referencia:

Poesía Completa (1968-1997), Tusquets (1997)

Sin rumbo cierto, Tusquets (2000)

Oscar Valero

Fotografía: © Manuel M. Mateo elojodemateo.blogspot.com