Última hora

Última hora

José Luis Rebordinos: “El cine español pasa por un muy buen momento de cantidad y calidad”

Leyendo ahora:

José Luis Rebordinos: “El cine español pasa por un muy buen momento de cantidad y calidad”

Tamaño de texto Aa Aa

En medio del glamour que cada mes de septiembre luce en San Sebastián, se puede ver a un hombre de gesto afable caminando, colgado de un móvil que ahora suena más que en ninguna otra época o estrechando la mano de sus múltiples conocidos. José Luís Rebordinos cumple su cuarto año al frente del Festival de Cine de Donosti, además de haber formado parte del equipo directivo durante otros quince o haber sido con anterioridad el responsable de la Semana de Cine Fántastico y de Terror de la capital guipuzcoana. Por mucho que pasen los años, el reto es cada vez diferente. La cordialidad con la que nos recibe es justa merecedora de la fama que la precede. Quiza solo haya un motivo. Otro año más, la criatura que lleva doce meses gestando está a punto de ver la luz.

Euronews: ¿Cuál es la apuesta principal de esta 61 edición del Festival de Cine de San Sebastián?

José Luís Rebordinos: No hay una sola, hay un conjunto de apuestas para hacer un festival con una serie de características. Si hablamos de las líneas más importantes, está claro que es un festival internacional pero es un festival que apuesta por América Latina y Europa y estamos reforzando esa conexión. Otra de las apuestas es activar la industria, que no sea solo una muestra para gente que quiere ver cine, sino que haya también una parte de negocio. Es importante buscar nuevos públicos, por eso creamos hace poco una sección como Gastronomía y este año comenzamos una relacionada con el cine de empresa y otra con los deportes de riesgo. Y por supuesto, una de nuestras propuestas principales es tener una muestra del mejor cine que se está haciendo ahora en el mundo.

E: Han tenido que luchar con una reducción del presupuesto de unos 200.000 euros…

J.L.R.: Es una reducción que va ser inferior a los 400.000 euros previstos, pero para nosotros es importante, el festival está en los huesos. Entre la 50 y la 60 edición mantuvo el presupuesto con una subida del IPC del 24%, que es la cantidad que realmente perdimos. Después conseguimos aumentar la inversión, pero este año se ha vuelto a reducir. Tenemos que seguir luchando. Y creo que con ese presupuesto hemos conseguido una edición que va a estar bien. Soy consciente del momento en el que estamos y pienso que el festival ha sido uno de los eventos mejor tratados por las instituciones porque creo que se tiene en cuenta el impacto económico que supone. (Se habla de unos 27 millones de euros)

E: Es el primer año que en la sección oficial hay películas en tres dimensiones. ¿Cree que será un avance que perdure o por lo contrario piensa que quedará como algo extinto que se pensó para levantar la industria en un mal momento?

J.L.R.: Pienso que continuará, pero que será una cosa más. No creo que todo el cine vaya a ser en 3D, ni que vaya a suponer la salvación. Hay películas en las que tiene todo el sentido como “Futbolín” (la película que inaugura hoy el festival) o ”The Young & Prodigious T.S. Spivet (la que lo clausura), ya que son concebidas con profundidad de campo, pero por poner un ejemplo, en un drama intimista no tiene ninguna lógica. Creo que ambos cines convivirán.

E: Usted dirige un festival de categoría A, pero con un presupuesto muy inferior a otros como Venecia, Cannes o Berlín, algo mas de siete millones de euros frente a los alrededor de 20 de los otros certámenes. A pesar de eso, muchas de las Conchas de Oro como la del pasado año, “En la casa”, “Ciudad de vida y muerte” o “Las tortugas también vuelan” son películas de indiscutible calidad. ¿Cómo logran estrenos tan potentes con unos medios mucho más escasos?

J.L.R.: Es injusto compararnos con Cannes o Berlín, tienen más salas y son más grandes. Lo que pienso es que tenemos un presupuesto menor del que necesitaríamos, que rondaría los nueve millones de euros, para poder dar un pasito hacia delante. Pero luce porque creo que es un festival que tiene mucho prestigio, en su historia ha cuidado mucho el cine y a la gente que viene, tanto público como profesionales. Por tanto creo que muchos productores piensan que San Sebastián es un buen lugar para estrenar sus películas.

E: Carmen Maura es la primera actriz española que logra el premio Donostia

J.L.R.: Llevamos tres o cuatro años con la idea de concedérselo. Y como siempre intentamos que coincida con una película que se estrena la misma edición, como es el caso de “Las Brujas de Zugarramurdi”, hemos visto este año la ocasión idónea. Es indiscutible, mucha gente no es consciente de todo lo que tiene Carmen Maura detrás: premios, teatro, cine, trabajar con todos los grandes directores españoles…

E: Y el de Hugh Jackman puede sorprender, ¿es una concesión a un cine más comercial?

J.L.R.: Queríamos que el otro premio Donostia sirviera como contrapartida al de Carmen, un actor grande de Hollywood. Pero para nosotros va más allá. Yo soy un gran fan suyo. Desde los tiempos de Susan Sarandon, el premio Donostia no es el reconocimiento a una vida de cine, sino a una persona que consideramos que tiene el nivel suficiente para quedar en la historia del cine. Para nosotros Hugh Jackman es alguien que puede hacer de Lobezno maravillosamente pero también que puede sobresalir cantando en “Los Miserables”. Y puede trabajar con Christopher Nolan, Woody Allen, Tom Hooper o Darren Aranofsky. Y además, y es una faceta que también valoramos, es un actor espléndido de teatro y de musicales de Broadway. Hay gente que lo ha discutido, pero su película es la primera que agotó las entradas.

E: Tres años al frente del festival, ¿qué aportaciones destacaría?

J.L.R.: El festival evoluciona de forma natural, con otra persona seguramente hubiera seguido la misma dirección. ¿Qué cosas han cambiado desde que llegué?. Estamos potenciando la relación entre el cine latinoamericano y el europeo, y la industria. Pero también creo que estamos intentando que converjan las diferentes líneas que existen actualmente en el cine. Es un festival, al contrario de otros, y no lo critico, que es muy heterodoxo, tenemos desde cine documental hasta cine de animación, pasando por películas más convencionales.

E: ¿Cuál es el criterio para seleccionar las películas?

J.L.R.: El equipo de selección de unas ocho personas ha visto un total de 2.500 películas para todas las secciones y en total tenemos 221. El primer criterio es la calidad, sin duda. Pero mentiría si no dijera que no hay otros factores. Una película que nos guste y que además pueda traerte un gran actor siempre tiene un plus. Pero nunca una gran película se queda fuera por otra de menor calidad pero que suponga la presencia de un intérprete destacado.

E: ¿Esta el cine español en la UVI?

J.L.R.: El cine español pasa por un muy buen momento de cantidad y calidad. Algún amigo mío productor se enfada y me dice que no diga eso en el momento en el que peor está la industria. Pero una cosa no quita la otra. Obviamente el cine español lo está pasando muy mal, hay películas que deberían hacerse y no se hacen. Se produce menos con menos dinero. Pero también se está coproduciendo mucho y creo que el cine español de los últimos años puede generar películas tan diferentes como “Blancanieves” y “Lo imposible”.

E: ¿Qué películas recomienda fuera de la sección oficial?

J.L.R.: A mí me ha gustado mucho “Zipi y Zape”, un “Goonies” español, hecha con mucho menos dinero de lo que parece, para sentirse orgulloso de nuestra industria. En Zabaltegui, creo que “Norte, el fin de la historia”, que para el sector más duro de la crítica fue la mejor del festival de Cannes, es una gran película, además del documental “Cutie and the Boxer”. Y para el que le guste el cine político recomendaría la serie de Oliver Stone, que va a ser muy polémica y va a hacer el mismo la presentación de cada capítulo con un debate con el público.

E: ¿Cómo se presenta el futuro del festival?

J.L.R.: El festival está muy consolidado, es muy sólido y yo no le veo problemas a medio plazo. Pero no hay que dormirse, los tiempos son complicados. Tenemos que seguir haciendo apuestas, estar en guardia, hay que lograr la financiación necesaria para seguir estando al mismo nivel. En cualquier caso, creo que pasaron aquellos tiempos en los que se decía que el festival podía perder la categoría o que no estaba considerado entre los grandes.

Carlos Marlasca