Última hora

Última hora

Destruir las armas químicas sirias: una tarea sin precedentes

Leyendo ahora:

Destruir las armas químicas sirias: una tarea sin precedentes

Tamaño de texto Aa Aa

Siria solicitaba esta semana unirse a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas. Según los expertos, habría unas mil toneladas de agentes nerviosos repartidas en 50 lugares del país.

Según un acuerdo firmado entre Rusia y Estados Unidos en Ginebra, Siria debía enviar información completa sobre las armas químicas y sus instalaciones.

La secretaría técnica de la organización ya está analizando los datos remitidos por Damasco.

Después, los inspectores de la misma, tendrán que visitar el terreno para comprobarlos. A un equipo de unas 20 personas podría llevarle meses.

Como la mayoría de los 189 estados de la convención, Siria no tiene la capacidad de destruir un stock de armas químicas de tales proporciones.

Rusia y Estados Unidos son los únicos países con capacidad para destruir, a nivel industrial, armas compuestas por gas mostaza, sarín o cianuro.

Pero la importación de armas químicas está prohibida en estos países, y Rusia anunció el jueves que no tiene planes de destruir las armas químicas sirias en su territorio.

La opción más acertada parece ser que las instalaciones para su destrucción se construyan en el propio país con la ayuda de gobiernos extranjeros y posiblemente la ONU.

Es una operación sin precedentes: cómo transportarlas, y a dónde, y cómo enviar a los inspectores a una zona de guerra, son preguntas aún sin respuesta…

euronews ha hablado con el director general de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, Ahmet Üzümcü.

Euronews: ¿Cuánto puede durar el proceso de desarme en Siria? ¿Podría ser que se complete en un año, como dijo Assad, o tal vez más dada la situación crítica en Siria?

Ahmet Üzümcü: “Nuestra intención es deplegar el primer equipo en diez días y reforzarlo para llevar a cabo las primeras inspecciones. Vamos a hablar con los sirios para desarrollar un plan de destrucción que tendrá que ser aprobado por el Consejo ejecutivo, el órgano de toma de decisiones de la Organización. Por lo tanto, intentaremos acortar los plazos que se establezcan y haremos todo lo posible para que la destrucción sea completa a mediados de 2014.

Euronews: “La destrucción de armas químicas en Irak se detuvo debido a brotes de la violencia sectaria. ¿Qué le hace pensar que algo así no sucederá en el caso de Siria?

Ahmet Üzümcü: “Puede haber algunos retrasos debido a la situación, pero una vez más tendremos que buscar todas las opciones prácticas para concluir y completar esta operación tan pronto como sea posible. Varios métodos se pueden aplicar y se pueden aplicar simultáneamente en función de la situación sobre el terreno. Esto se puede hacer ya en Siria y también se explorará la posibilidad de transferencia de algunas de esas armas. Se estudiarán todas las opciones y , por supuesto, la financiación también será un problema. Para nuestra satisfacción, varios Estados, incluidos de la UE, ya han expresado su voluntad de contribuir a un fondo especial que se establecerá para que la misión tenga éxito”.

Euronews: “Siria es conocida por almacenar agentes químicos de forma “binaria”, es decir, almacena por separado los dos componentes del agente químico y solo los mezcla antes de ser cargados en las municiones. ¿Será fácil para ustedes encontrar todos los arsenales?

Ahmet Üzümcü: “De hecho, esto nos puede ayudar a destruir algunos de los precursores que se utilizan para las armas binarias. Aparte, nuestros expertos sugieren que esto se puede hacer con facilidad en Siria mientras que las partes tóxicas de las armas estén almacenadas, como he dicho antes, en instalaciones especiales”
Euronews: “El equipo de inspectores de la ONU y de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas ha determinado que se han utilizado armas químicas en Siria. Pero no sabemos todavía quién. ¿Va a ser difícil encontrar todas estas reservas sin saber quién los utiliza realmente?

Ahmet Üzümcü: “Es evidente que la atención se centra ahora en las armas químicas y su eliminación total. La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas pide y, de hecho, espera desempeñar un papel de liderazgo. Mi esperanza es que este proceso, esta misión, ejerza un papel catalizador y tal vez ayude a reactivar el proceso de paz en Siria. Hay conversaciones para convocar una Conferencia de Ginebra II.