Última hora

Última hora

Merkel, más fuerte pero más dependiente que nunca tras las elecciones

Leyendo ahora:

Merkel, más fuerte pero más dependiente que nunca tras las elecciones

Tamaño de texto Aa Aa

Una reelección histórica para la canciller Angela Merkel. Su partido, la Unión Cristianodemócrata, y sus aliados bávaros han obtenido su mejor resultado desde la reunificación en 1990. Es un triunfo personal de Merkel. “Todos enanos, menos Mutti”, es decir, menos mamá, titulaba un periódico berlinés al día siguiente de las elecciones.

Pero el bloque conservador de Merkel se ha quedado a las puertas de la mayoría absoluta. La derrota de sus socios históricos, los liberales, ha dejado a la canciller en una situación paradójica: Merkel es más fuerte que nunca pero también más dependiente como explica nuestro enviado especial a Berlín: “Para la canciller se trata de un gran triunfo personal pero las próximas semanas pueden ser difíciles ya que su posible socio de coalición, el SPD, no tiene muy buenos recuerdos de la gran coalición por ello irá a las negociaciones con firmeza”.

El domingo por la noche el cancidato del SPD reconoció que sus resultados no eran suficientes pero no tardó en subrayar la fragilidad de la victoria de su rival. “La pelota está ahora en el tejado de la Señora Merkel, es ella quien debe conseguir una mayoría”, dijo Peer Steinbrück.

Steinbrück estableció también reglas mínimas para participar en unas negociaciones con Merkel. “No queremos trapicheos ni negociaciones estratégicas, el SPD sabe lo que quiere para la gente, sabe lo que quiere para la política europea y para la política exterior del país. Lo que queremos para Alemania son políticas que sean socialmente justas y económicamente razonables. Estos serán nuestros valores, la base de todo”, aseguró.

Antiguo ministro de Finanzas de la Gran Coalición entre 2005 y 2009,
la campaña de Steinbrück ha estado esta vez más inclinada a la izquierda sobre todo al defender la creación de un salario mínimo interprofesional en Alemania. Pero el SPD también podría exigir la cartera de Finanzas lo que querría decir que Merkel tendría que prescindir de Wolfgang Schäuble, su respetado ministro de Finanzas saliente.

Para analizar las elecciones alemanas y qué va a suceder de cara a la formación de gobierno, Euronews ha hablado con Jan Techau, director del centro en Europa del Fondo Carnegie para la Paz Internacional.

Olaf Bruns, euronews: El triunfo personal de la canciller acapara toda la atención pero puede decirse que el resultado refleja la campaña electoral de la CDU, centrada totalmente en la persona de Merkel y no en contenidos políticos. ¿Ha ganado la canciller estas elecciones porque la CDU evitó hablar de contenido?

Jan Techau, Fondo Carnegie para la Paz Internacional: “Evitar el contenido es por supuesto una vieja estrategia electoral, pero los factores más importantes son otros. Son los clásicos, como la buena situación económica del país, lo que hace difícil desarrollar una campaña desde el punto de vista de la oposición. Ese ha sido, en mi opinión, el factor clave, especialmente si lo comparamos con otros países en Europa, con sus tasas de paro etc. La gente no tiene la sensación de que haya una crisis. A la gente le va bien y no hay ganas de un cambio.

Este es el primer punto. El segundo es que la canciller, como persona, es percibida – incluso por aquellos a los que no les gusta – como alguien que no lo ha hecho mal, como alguien en quien se puede confiar. Todos se sienten bien y ella es vista como la personificación de esa sensación”.

euronews: Pero la campaña de la CDU en cuanto a políticas europeas y la crisis del euro, ¿no ha permitido a los euroscépticos de Alternativa para Alemania tener el espacio necesario para crecer?

Jan Techau: “Sí, ese espacio que ha dejado libre la canciller en lo que respecta a política europea es un muy grande. Por un lado porque si eres una persona que piensa sobre la economía de la manera clásica liberal, entonces mucho de lo que se acordó para superar la crisis y que fue aprobado en Alemania por una amplia mayoría es algo diabólico. Es algo que los economistas liberales clásicos desaprueban.

Ese es uno de sus puntos débiles. El otro punto débil lo ha dejado expuesto ella misma, ya que durante la lucha contra la crisis dijo que quería una mayor integración económica, pero ahora dice que la unión política y la integración política que deberían llegar después, es algo que no quiere.

Así ha creado un nuevo hueco entre lo que es económicamente necesario, pero no posible politicamente. Ese es un enorme punto débil en Europa, que a largo plazo también lo será para su partido”.

euronews: Angela Merkel ha ganado las elecciones casi en solitario pero no puede gobernar en solitario. Necesita una coalición y la solución más probable será una gran coalición con el SPD, los socialdemócratas. ¿De qué manera abordarán ambos partidos sus negociaciones de coalición?

Jan Techau: “Lo que está teniendo lugar en este momento es muy interesante a nivel sicológico. La CDU tiene una posición muy fuerte pero de hecho son ellos los que necesitan algo. Necesitan otro partido para tener mayoría. El SPD no se dejará convencer fácilemte y tratará de subir el precio que la CDU deberá pagar. Además, el SPD cuenta con la cámara baja, el Bundesrat, donde Merkel está en sus manos y en el que puede hacer la vida muy difícil a la canciller. Aunque finalmente el SPD también tendrá que llegar a un acuerdo”.

euronews: Muchos europeos, especialmente del sur del continente, esperan que la entrada del SPD en el gobierno de coalción lleve a Alemania a una postura más flexible respecto a la crisis y a pedir menos austeridad. ¿Cree que será así?

Jan Techau: “Creo que tal vez un poco, pero en principio la posición alemana no cambiará. No hay que olvidar que la canciller no ha estado sola en cuanto a su postura. Salvo algunas excepciones, es la postura común que hay en Alemania. El SPD no tiene alternativas revolucionarias bajo la manga y la canciller no está sola en lo referente a su opinión sobre Europa. Tiene aliados muy poderosos en la UE como los holandeses, los austríacos y la mayoria de escandinavos. También están los polacos. Nunca estuvo sola. Todas esas medidas de austeridad, etc. siempre han contado con el consenso del norte de Europa. Ese principio de ‘nosotros seremos vuestra garantía pero a cambio debéis realizar reformas’, no va a cambiar”.