Última hora

Última hora

La justicia confirma la imputación de Sarkozy en el caso Bettencourt

Leyendo ahora:

La justicia confirma la imputación de Sarkozy en el caso Bettencourt

Tamaño de texto Aa Aa

“Hay que ponerse de acuerdo. ¿Quién ha financiado mi campaña? ¿Los submarinos paquistaníes, el Señor Gadafi o la Señora Benttencourt?”

Esta pregunta de Nicolas Sarkozy en abril de 2012 resume hoy todos los problemas judiciales a los que deberá hacer frente el expresidente francés.

El Tribunal de Apelación de Burdeos confirmó este martes la
imputación de Nicolas Sarkozy en el caso de Liliane Bettencourt. Una decisión muy esperada ya que de ella dependían un total de 12 imputaciones relacionadas con el caso.

Este tribunal ha rechazado el recurso de los inculpados que reclamaban sobre todo la anulación del examen psiquiátrico que concluyó que Bettencourt, por su senilidad, era susceptible desde 2006 de haber sido objeto de abusos para aprovecharse de su fortuna.

El caso de la heredera de L’Oréal se remonta a 2007. Ya en ese momento la senilidad de la millonaria estuvo en entredicho. Personas cercanas a Bettencourt podrían haberse aprovechado de ella para conseguir su dinero. Un caso de familia que se convierte en caso de Estado cuando unas grabaciones revelan que algunos políticos podrían haber recibido dinero, sobre todo Sarkozy para financiar su campaña.

El caso salpica no solo a figuras cercanas a Bettencourt sino también al exministro del Presupuesto francés, Eric Woerth, y hasta al Jefe de Estado. Derrotado en las elecciones de mayo de 2012, menos de un año después, Sarkozy es imputado sospechoso de haberse aprovechado de la anciana. El expresidente podría ser condenado por ello a tres años de prisión.

Su abogado, como los de otros siete inculpados, intentó anular la imputación cuestionando la imparcialidad de los médicos que sometieron al examen psiquiátrico a la anciana millonaria.

Pero este no es el único problema de Sarkozy con la justicia. Otros procedimientos se encuentran en marcha como el caso Gadafi. El exdictador podría haber financiado parte de su campaña en 2007. Y el caso Karachi, nombre de la ciudad paquistaní en la que se produjo un atentado en 2002.

Este verano Sarkozy apareció en la sede del UMP bajo los vítores de sus seguidores dejando presagiar su regreso a la escena política. La pregunta que muchos analistas se hacen ahora es si estos casos acabarán frenando un posible retorno. La última palabra la tendrán los jueces.