Última hora

Última hora

Educación local, educación global

Leyendo ahora:

Educación local, educación global

Tamaño de texto Aa Aa

En un mundo globalizado, con frecuencia los jóvenes necesitan completar su educación en el extranjero para ser competitivos. Explorar nuevos contextos sin perder la propia identidad cultural también es importante. Learning World ha comprobado cómo distintas iniciativas tratan de mantener este equilibrio.

Alemania: veinte países en una escuela

En Berlin se encuentra la escuela elemental “Neues Tor”, unainstitución no es como las demás. En ella se puede encontrar a niños de veinte nacionalidades distintas que desde el primer curso, asisten a clases en portugués y alemán.

El colegio forma parte del sistema de “Escuelas europeas”, donde los niños pueden elegir su educación bilingüe en nueve idiomas distintos.

Las clases pluri-nacionales en “Neues Tor” están diseñadas para que exista un intercambio cultural desde una edad temprana, para que haya tolerancia y respeto mutuo, tal y como explica el director de la escuela, Bernhard Riemen.

La educación bilingüe en un ambiente pluri-nacional aquí se ve como una inversión de futuro.

Dinamarca: una educación internacional

En un contexto en el que los sistemas educativos están cada vez más relacionados y son mas interdependientes, comprenderlos de una forma intergral es importante para ganar competitividad.

En Dinamarca acaba de ser lanzado el Master de Antropología de la Educación y Globalización, un programa de dos años impartido en la Universidad de Aarthus que se centra por primera vez en la antropología de la educación como sub-especiacialidad dentro de la antropología.

Los estudiantes adquieren una perspectiva global de como funcionan la educación y la enseñanza en distintos contextos nacionales y culturales, y también profundizan en conceptos como la llamada economía del conocimiento global.

Durante este tiempo, los alumnos tiene la oportunidad de marcharse al extranjero y hacer trabajo de campo durante entre tres y cinco meses, en los que trabajan en un tema de su elección para ver cómo funcionan otros sistemas educativos y otros modelos de enseñanza.

Así que esa es la teoría, pero ahora veamos cómo funciona en la práctica. En la siguiente historia viajamos a Guatemala, donde conoceremos un proyecyo que conecta a estudiantes de aldeas remotas con el mundo exterior. Veremos como se mantiene el delicado equilibrio entre las prácticas locales y las globales.

Guatemala: un colegio en el fin del mundo

Santa María de Jesús es una remota aldea aituada en las laderas del Volcán de Agua, en las montañas de Guatemala.

Alejada de todo como para que sus habitantes se preocupasen por un mundo globalizado, todo empezó a cambiar tras la construcción de la escuela Kemna’Oj, que significa “Entrelazar mentes, entrelazar conocimientos” en una lengua local cercana al maya.

En esta escuela, construida con ayuda de una organización caritativa, se intenta que los alumnos entren en un mundo interconectado y acercarles a las tendencias globales gracias a las nuevas tecnologías, eso sí, sin olvidar enseñarles historia regional y valores locales, respetando el lema que dice: “solo si conoces tu propia cultura, podrás puedes adoptar otra ajena”. Cultura como clave del cambio, según la directora del centro.

“Nosotros lo hemos visto como una forma de aportar para el desarrollo de la comunidad, que sean ejemplo desde chiquitos para otras personas”, explicó María de los Ángeles Jiménez, directora del centro.