Última hora

Última hora

El primer ministro libio, liberado en medio de muchos interrogantes

Leyendo ahora:

El primer ministro libio, liberado en medio de muchos interrogantes

Tamaño de texto Aa Aa

Al mediodía en Libia, y fuertemente protegido por militares, el primer ministro libio Ali Zidán volvía a las oficinas del gobierno tras casi diez horas de un secuestro que ha encogido el corazón al país y a la comunidad internacional.

Pero muchas preguntas seguían y siguen sin estar claras, evidenciando fisuras y la inestabilidad de un gobierno aún inexperto dos años después del derrocamiento de Gadafi.

Ali Zidán parecía sobre todo preocupado por la imagen exterior:
d
“Quiero asegurar a los extranjeros aquí en Libia que lo que acaba de ocurrir fue únicamente resultado de complicaciones entre los políticos libios y que los extranjeros no son objetivos”, decía ante el Ejecutivo.

Varias decenas de un cuerpo de milicianos, los “Revolucionarios de Libia”, dependiente del Ministerio de Interior, habían sacado a punta de pistola a Zeida de un céntrico hotel a las cinco de la mañana.

Esa es la versión del gobierno, porque, poco después, el portavoz de estos milicianos negaba cualquier tipo de implicación en la desaparición momentánea del primer ministro.

Al parecer, los secuestradores que han llegado fuertemente armados a este hotel en una larga caravana de coches, reclamaban la dimisión del primer ministro por “atentar contra la seguridad del Estado”, a raíz de la colaboración de Libia con Estados Unidos en la reciente detención de un líder de Al Qaeda.

El lugar donde fue retenido y cómo fue liberado son aún cuestiones por clarificar.