Última hora

Última hora

Buriatia: la supervivencia de una cultura y sus aguas

Leyendo ahora:

Buriatia: la supervivencia de una cultura y sus aguas

Tamaño de texto Aa Aa

En el sureste de Siberia, lindando con Mongolia, se encuentra una de las repúblicas rusas con más idiosincrasia: Buriatia.

Bair Mandanov:
“Los aldeanos cuentan, que antes, en el pasado, en cada casa había un camello, una tradición que estamos reviviendo.”

Un compañero preciado en una república montañosa del tamaño de Alemania con menos de un millón de habitantes.

Un tercio de la población de Buriatia vive en la capital, Ulan-Ude.

Dinamismo y modernidad rodeados de una belleza natural incomparables.

Buriatia atesora la perla de Asia, así es conocido el lago Baikal, el más profundo del mundo y con uno de los índices de turbidez más bajos, contiene en torno al 20% del agua dulce no congelada del planeta.

El boom turístico atraído por estos parajes no es incompatible con la preservación de la naturaleza.

Durante milenios se han transmitido entre generaciones los ritos chamánicos: rituales mágicos dedicados a la adoración de la divinidad suprema y a los espíritus de los antepasados.

Dymbrin Borkhonova: director artístico de Hengerge folk ensemble:
“Estas montañas que nos rodean son sagradas, nos protegen de las enfermedades. Rezamos cada mañana a nuestros dioses y espíritus que moran en las cimas.”

El mundo natural y el espiritual íntrisamente ligados. La creencia en la naturaleza como fuente de curación como las aguas termales que brotan del Baikal, lago de origen tectónico.

Vladimir Borisenko:
“Es agradable sumergirse en esta correinte cálida cuando fuera hace tanto frío, es sano.”

Los habitantes de la región consideran el Baikal “la madre de todos los seres humanos” por su especial energía.

Hoy, el conocido como “valle de las 100 primaveras” se ha convertido en un lugar de peregrinación.

En Buriatia, el culto a la naturaleza es una mezcla entre ritos chamánicos y el budismo tibetano.

Sodnom Lama:
“Podríamos decir que es un rito mixto. Las ofrendas realizadas a los espíritus chamánicos están ligadas a través de un sermón al Budismo así que pasan a formar parte del panteón budista. No es puramente un rito chamánico.”

La minoría cristiana ortodoxa forma parte de esta diversidad religiosa en Buriatia. Sus ancestros fueron enviados aquí tras el cisma de la iglesia ortodoxa rusa en el siglo XVII.

Estos viejos creyentes están muy arraigados en estas tierra. Agricultores y granjeros fervientes las defienden de las tentaciones mineras.

Padre Sergiy:
“Es muy difícil mantener la tierra intacta, pero debemos tratarla con respecto como a nosotros mismos. Si comenzamos con las excavaciones, quemando nuestra tierra, al final solo tendremos ruinas.”