Última hora

Última hora

Catástrofes: móviles y redes sociales, elementos clave en la ayuda a los siniestrados

Leyendo ahora:

Catástrofes: móviles y redes sociales, elementos clave en la ayuda a los siniestrados

Tamaño de texto Aa Aa

Vientos a 210 km/h barren Filipinas el 4 de diciembre de 2012. El tifón Bopha, de categoría 5, deja tras de sí 1901 víctimas. Es la catástrofe más mortífera del año 2012, según el informe del IFRC (Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja).

En 2012 hubo menos muertos debidos a catástrofes naturales que durante los diez años precedentes, pero se clasifica en la quinta posición de la década en términos de costes vinculados a las catástrofes.La más cara fue el huracán Sandy, que costó cerca de 50 mil millones de euros tras su devastador paso por la costa este de Estados Unidos a finales de octubre de 2012.

La edición 2013 del informe sobre las catástrofes en el mundo se interesa por las tecnologías y por el futuro de las intervenciones humanitarias.

Cuando se produce una catástrofe, es tan importante tener acceso a la información como comer y beber. Las ONG adoptan también tecnologías geoespaciales y móviles, como los teléfonos inteligentes para recoger datos, proporcionados en tiempo real por las poblaciones afectadas, y a su vez enviar las alertas y las informaciones necesarias.

Craig Cooper. Cruz Roja estadounidense:
“La vieja idea de encender la televisión para ver las noticias y escuchar la radio ha sido remplazada en muchos aspectos por los móviles y otros dispositivos para mantenerse en contacto. Sabemos que durante el terremoto de Nueva Zelanda, este año mismo, un par de personas fueron localizadas porque tuitearon donde estaban atrapadas. Así que este tipo de cosas es cada vez más frecuente, y estamos viendo que la gente utiliza cada vez más las redes sociales como una forma de encontrar información ante un desastre y, específicamente, después de un desastre “.

Pese a las desigualdades en el acceso a esas tecnologías, la llamada brecha digital, hasta las poblaciones más desfavorecidas, como aquí, en los campamentos de Haití, la mayoría tiene teléfono móvil.

La Cruz Roja utiliza esta realidad para acceder a tres millones de personas vía SMS. Los mensajes proporcionan informaciones prácticas sobre primeros auxilios y alertas de huracán. Ya han ayudado a la población a protegerse entre otras ocasiones, durante la epidemia de cólera en 2010.

Entrevistamos a Patrick Vinck de la Iniciativa Humanitaria de Harvard y editor del Informe sobre las Catástrofes en el Mundo 2013, publicado por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja.

Chris Cummins, euronews:
Patrick, ¿qué oportunidades ofrece esta nueva era de la conectividad (con los móviles, las redes sociales….) a las agencias humanitarias y a las comunidades amenazadas por las catástrofes naturales y la violencia?

Patrick Vinck:
La cuestión clave para las agencias humanitarias y las comunidades amenazadas es cómo conseguir que la ayuda humanitaria sea más eficaz. La tecnología tiene un gran potencial, ya sea para obtener mejor información, a través de imágenes aéreas o vía satélite, o para realizar entrevistas sobre el terreno con teléfonos móviles, por ejemplo. También permite a las comunidades tener voz en las redes sociales, por medio de mensajes de texto o llamadas telefónicas”

euronews:
¿Quién se encarga de desarrollar nuevas tecnologías para la ayuda humanitaria? ¿Hay inversiones en innovación dentro del propio sector humanitario o proceden de agencias externas, interesadas en entrar en un sector emergente y potencialmente lucrativo?

Patrick Vinck:
Es una pregunta interesante. Es un acuerdo de voluntades, entre personas que tienen ideas y actores humanitarios. Después, entre los actores humanitarios, algunos son más innovadores que otros. Pero hay que superar muchos obstáculos y uno de los riesgos principales que subrayamos en el informe es la fractura digital entre los que tienen la capacidad y los medios para invertir en tecnología y utilizarla, y quienes no los tienen”.

euronews:
Hablemos de otras dos revoluciones recientes: la transferencia electrónica de fondos y la identificación biométrica. Los dos tienen un papel clave en la respuesta humanitaria. ¿Qué ventajas ofrecen a los afectados por una catástrofe?

Patrick Vinck:
El dinero electrónico y las transferencias electrónicas son un buen ejemplo de la contribución de la tecnología para que la acción humanitaria sea más eficaz. Evitamos las fugas, es decir, que el dinero no llegue a sus destinatarios y caiga entre otras manos. También evitamos los costes de la transacción ligados a la existencia de intermediarios. Así que es un muy buen ejemplo de tecnología útil y adoptada rápidamente por las agencias humanitarias. La tecnología biomética surge de la misma necesidad. Tenemos que ser capaces de hacer un seguimiento de los beneficiarios. Favorece a todos.

euronews:
Pasemos a un tema más complejo y polémico: ¿cuáles son los pros y los contras del uso de drones para dar respuesta en las catástrofes?

Patrick Vinck:
Hablar de drones es complicado. Es una tecnología nueva y una contribuición potencialmente importante. Imagínese que hay un terremoto o un desastre. Podemos no sólo de obtener imágenes rápidamente sino también construir modelos tridimensionales de la situación sobre el terreno. Imagínese poder prestar asistencia en áreas muy remotas, enviar las vacunas que se necesitan sin mucha logística y reducir el coste de trasladar equipos y material a lugares específicos. Luego están las cuestiones relacionadas con la privacidad y con los datos que se recopilan utilizando esos medios. Tenemos que tener mucho cuidado a la hora de adoptar esa tecnología. La evaluación es muy importante, así como una reducción de la brecha entre las personas que tienen experiencia en el área de los drones, en lo que respecta a la protección de datos, la privacidad, la ética, y el personal humanitario que no siempre piensa en esas cuestiones porque salvar vidas es su objetivo y lo hacen a cualquier precio.